U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Un mundo sin secretos

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del Grupo Vaccari

0

Hemos llegado a un punto en que la tecnología y en especial las comunicaciones, permiten publicar una cantidad impresionante de datos y convertirlos en información. A su vez procesándolos se transforman en conocimiento como alguna vez predijo Peter Drucker. El conocimiento es información elaborada y ordenada que sirve para tomar decisiones.

A través de los e-mails, Facebook, WhatsApp, Twitter, etc. todo lo que se escribe y se publica entre privados puede tomar estado público y potenciarse a través del reenvío o el manejo y procesamiento de big data. Me pareció interesante leer, que a fuerza de poner “me gusta” unas 300 veces, podrían procesar tus gustos para definir lo que vas a comprar o cual será tu conducta aún antes que vos mismo sepas lo que vas a elegir o hacer.

La recopilación de tantos datos, información y conocimiento puede tener su lado bueno y su lado malo; especialmente si pensamos que vamos directo hacia un mundo sin privacidad. Por ejemplo se podría predecir una epidemia de gripe enseguida si Microsoft analizara el contenido de los mails privados on line y detectara cuando las personas avisan a sus trabajos o a sus amigos que están engripados. En cuestión de horas, el análisis de big data mostraría un incremento de casos de gripe fuera del desvío standard.

Puede haber ejemplos del lado bueno de las cosas y dejo para tu imaginación  los casos del lado oscuro. En una sociedad como la nuestra donde se comparten fácilmente muchos aspectos de la vida privada y de los sentimientos; siempre puede haber personas o empresas que hagan de ellos un uso inapropiado.

Mirá también

La industria naval sigue dando pelea y ve un futuro optimista

Desde 1980 hasta la actualidad, este sector estratégico de la economía perdió el 90% de su actividad y redujo ventas de u$s 400 millones a menos de u$s 38 millones y pasó de representar el 0,26% del PBI al 0,007% actual. Sin embargo, sus principales actores confían en que con políticas de Estado correctas se puede recrear un enorme potencial. Ahora, con un dólar más competitivo y el pujante sector pesquero, se abren nuevas perspectivas hacia un camino a la recuperación. Estudios indican que podría volver a tener 60.000 puestos de empleo directos e indirectos en toda la cadena industrial naval y superar los u$s 600 millones en ventas anuales. En los últimos 80 años, esta industria construyó 1.300 barcos. No son 1.300 promesas o proyectos. Son más de 1.300 hechos construidos en Argentina.

Tal vez estemos en camino a un mundo sin secretos, porque como dice la Nodriza en Romeo y Julieta: “¿no oísteis decir que dos guardan un secreto si uno no existe?”

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar