U$D

LUNES 25/03/2019

Se debe, se puede

Imagen de MARCELLO VACCARI

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del grupo VACLOG – RVA

0
Se debe, se puede

Hay una antigua gran dicotomía entre lo que supuestamente "se debe" y lo que "se puede" hacer. Primero necesitamos definir a que me refiero. Por un lado "se debe" lo resumo como la idea de esta sociedad que "a mí me corresponde tal cosa "y que originó estar repletos de derechos adquiridos, paradigma del que tal vez no salgamos nunca.

Algunos ejemplos del se debe: asignar jubilaciones sin haber aportado, pagar planes sociales sin importar cuantos hijos se tengan, conservar empleados públicos habiendo muchos de más de los necesarios, permitir que nuestros niños no cumplan los días mínimos de clases por las "luchas" de los maestros, pagar lo que la Corte con fallos divididos ordene pagarle a alguna provincia. Todos casos con dinero que no tenemos.

Por otro lado está lo que "se puede", que podemos definir como el problema de vivir en un mundo real con limitaciones. Me explico con un ejemplo: me hubiera encantado ser campeón olímpico de salto en alto, pero cómo llegué a saltar 1,71m (mi límite máximo), choqué de frente con la realidad, me faltaban por lo menos 50 centímetros más.

Aquí el derecho adquirido (se debe), no tiene ninguna limitación proveniente de lo que se puede y esto ha sido una constante desde hace varias generaciones. Con este razonamiento yo hubiera ido a Moscú 1980 igual, porque de algún lado habría salido el medio metro que me faltaba para competir, tal vez del gobierno de turno.

Algo así sucede en nuestra sociedad, queremos vivir por encima de nuestras capacidades. La política y los poderes del estado están sobredimensionados, cualquier Municipio o Provincia incluyendo a los tres poderes son enormes. Al debe, agregamos además a todas las personas cualquiera sea su nivel socioeconómico; a los pobres se les deben dar planes, casa, comida, trabajo sin limitar a cuantos por familia; la clase media y el resto tienen definido que tarifa de gas, luz, colegio, supermercado quiere pagar y los extranjeros al poco tiempo se suman al "a mí me corresponde ".

En resumen, están todos convencidos que no importan los límites aunque les faltan 50 centímetros para las olimpiadas, encima creen que si no se puede saltar más alto no es a causa de nosotros, nuestras limitaciones, falta de aprendizaje o entrenamiento, sino que alguien malicioso lo impide o me está robando los centímetros que me faltan.

Los populistas alentaron él "se debe" sin importar él "se puede" y la cómoda sociedad ha perdido la capacidad de entender las restricciones. Para ser más claros cito a Don Julio el padre de un amigo "estamos como estamos, porque somos como somos".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés