Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Rosario, polo logístico y potencia agroexportadora

La fórmula de la recuperación en los últimos años ha sido la articulación público privada, y gestión concertada con la comunidad portuaria.

La ciudad de Rosario que nació con el puerto hoy es el centro del polo exportador más potente de la Argentina. Sus terminales portuarias, privadas y  públicas, conforman un sistema desafiado doblemente: por un lado por deudas del pasado como los accesos viales o la optimización ferroviaria, tarea en la que están empeñados los gobierno nacional y provincial junto a instituciones de la ciudad,  y por otro lado por los requerimientos del futuro: la adición de ventas logísticas a su hinterland y el aumento de su contribución a un desarrollo sustentable que incorpore crecientemente tecnología e innovaciones para  contribuir a una economía menos primaria y más inclusiva.
El ciclo de desencuentros entre puerto y ciudadanos que caracterizó la primera etapa del Ente Administrador Puerto Rosario ha quedado atrás con la recuperación de las terminales portuarias de la ciudad, públicas y cada vez más competitivas.
La fórmula de la recuperación en los últimos años ha sido la articulación público privada, la gestión concertada con la comunidad portuaria y el involucramiento cada vez mayor de las entidades que conforman el directorio del Enapro.
Del sistema de puertos ubicados en el área metropolitana de Rosario, la Terminal Multipropósito concesionada a Terminal Puerto Rosario SA (TPR) se destaca por ser la única no especializada en agrograneles ni combustibles, con una ubicación privilegia en la traza de la hidrovía. Junto con esta terminal el Enapro lleva adelante la administración de la actual terminal de graneles (Servicios Portuarios S.A.) que ha recuperado protagonismo gracias a la disponibilidad de elevación y comercialización autónoma de nuevas firmas exportadoras de granos. Ambas terminales movilizan aproximadamente el 10% de las exportaciones de la región.

Paz social

Respecto a TPR podemos destacar el acuerdo de paz social entre la firma concesionaria y el Sindicato de Estibadores (Supa). Este acuerdo es un hito histórico que tiene como destinatario a los clientes y demuestra la madurez de las dirigencias garantizando que las cargas tengan un tratamiento eficiente competitivo y previsible y busca convertir a Rosario en el principal puerto de la hidrovía.
Habiendo saldado los conflicto gremiales y volviendo a fidelizar muchos clientes que habían dejado de operar por TPR hoy el concesionario tiene puesta la mirada en las oportunidades y los desafíos a mediano plazo, llevando adelante un importante proceso de mejoras en infraestructura y equipamiento. Es por eso que recalcamos las importantes inversiones que se llevaron a cabo en equipamiento en los últimos años, las cuales ascienden los u$s 16 millones. Estas inversiones permitieron a la terminal aumentar su productividad y hoy ya se piensan para el 2017-2018 importantes proyectos de mejoras en infraestructura, cuyas inversiones superan los u$s 10 millones, donde se incluyen ampliaciones de plazoletas para contenedores y graneles, la adquisición y puesta a punto de un escáner de última generación para contenedores con detector de radiación y la repavimentación interna de los caminos, en conjunto con obras en los muelles.

Duplicar

Para el año próximo la terminal espera poder duplicar la cantidad de contenedores manipulados durante el 2016 y de esta manera seguir con el crecimiento sostenido de este tipo de cargas que se viene dando en los últimos años en TPR.
Respecto a la terminal granelera de uso público es importante destacar el cierre del año con la finalización y puesta en operación del muelle correspondiente a la ex-Unidad VII con una inversión cercana a los 90 millones de pesos. Una instalación portuaria que estaba colapsada desde 2005 y permite duplicar la capacidad de embarque de la terminal.
Los próximos retos a afrontar son la conversión de esta infraestructura económica en un potente polo logístico multimodal, de relación armónica con el ambiente y los ciudadanos y absorbente en nuevas avanzadas tecnologías.
La actualización del plan maestro, la gestión estratégica participativa, la readecuación del uso de los espacios portuarios, la cercanía con la comunidad y la creciente internacionalización con fuerte anclaje en el desarrollo de los intereses regionales y la marina mercante nacional y la industria naval son las nuevas metas.
(*) Presidente del Ente Administrador Puerto Rosario y del Consejo Portuario Argentino.