Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Revisan procesos y costos del sector

Las nuevas autoridades han dado un primer paso para mejorar la productividad y los costos logísticos.

Deseo expresar una opinión con referencia a los comentarios en contra de la eliminación del Transporte Argentino Protegido (TAP); que en realidad no debería ser tomado como una eliminación, sino como la posibilidad de elegir otras opciones más económicas.
La acción sobre el TAP fue tomada por la Administración General de Puerto (AGP) como órgano de control y que parece estar acompañada de una muy esperada revisión de los procesos y costos del sector. Debemos mejorar la productividad y los costos logísticos y creo que debemos felicitar a las nuevas autoridades porque han comenzado y dado un primer paso.
El TAP se instauró como un seguro obligatorio y monopólico para la cobertura del contenedor tanto para las importaciones como las exportaciones, su costo significaría entre u$s 3 y u$s 5 por tonelada, bastante superior al costo de cualquier póliza de mercadería en tránsito que ampare además al contenedor.
Llama la atención que antes de descalificar la última norma de AGP que permite al operador elegir si usar el TAP u otro seguro, no se haya tenido en cuenta por ejemplo que nuestra logística ha venido cayendo en caída libre, elevando sustancialmente los costos portuarios y logísticos tanto para exportadores como importadores. Por ejemplo, en exportación el costo Fobbing (puesta a bordo) de las exportaciones en el año 2001 era de aproximadamente u$s 23 por tonelada, y hoy ronda los u$s 50, es decir se duplicó en dólares. En importación, el costo portuario promedio del Puerto Buenos Aires (terminal portuaria y agencia marítima) de un contenedor de importación sería de aproximadamente u$s 1.900, en algunos casos mucho mayor que el flete marítimo y –si por ejemplo- la mercadería de un contenedor vale u$s 25.000, el costo portuario resultaría un 8%. Si se compara con los estándares mundiales, veremos que caro es.
El sistema del TAP es muy costoso y no se aplica en ningún país de logística avanzada, tal vez en los otros tampoco. Parece un invento argentino.

En libertad

Aplicar algo como el TAP es más o menos como obligar a todos los automóviles o vehículos del país a contratar un seguro -Ad Hoc- cada vez que se salen del garaje a los caminos. El seguro para los vehículos es obligatorio, pero cada uno puede contratar el que más le convenga y al haber competencia disminuyen los precios.
En el caso específico de las exportaciones el sistema no funcionaba bien, toda vez que el TAP no se exigía desde que el camión retira el contenedor vacío sino que su presentación era obligatoria al ingreso en la terminal cargado. Es decir el contenedor viajó por todos lados sin amparo.
A pesar del TAP, si el contenedor tenía daños las marítimas reclaman al cargador-consignatario, no al TAP.
En mi humilde opinión, deberíamos apoyar toda acción que mejore la productividad, disminuya los costos y mejore la competencia de los productos argentinos en el exterior y también hacer más eficiente la cadena logística de importación.

(*) Presidente Grupo RVA-Vaccari