Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Reactivo vs proactivo

Reactivo vs proactivo

El mundo, los países, las instituciones, han tenido momentos reactivos y/o proactivos.

El Vaticano fue proactivo en la Europa del siglo XII, fue equivalente al Silicon Valey de hoy. Estableció las primeras empresas (monasterios) introduciendo métodos agrícolas y administrativos avanzados, usaron relojes, archivos, fueron centros de enseñanza. Con la inquisición se convirtió en reactivo hacia la ciencia y corrió detrás de los acontecimientos.

En la década de 1970, simplificando- el mundo estaba dividido en dos capitalismo y comunismo- socialismo. El comunismo fracasó y el capitalismo se socializó. Podemos decir hoy en día que el mundo ha decidido por las democracias- capitalistas, hasta China y Rusia van adoptando este modelo y las excepciones son pocas y poco exitosas. Incluso ya no sería válida la "tercera posición" que planteaba el peronismo.

La Argentina que supo ser proactiva hasta principios y mediados de 1900, se fue haciendo reactiva hacia el progreso. Más adelante se hizo reactiva al capitalismo y retrocedimos mucho dejando el podio del top ten de las naciones y dejamos pasar miles de oportunidades que otros países supieron aprovechar.

Hoy en día, una parte de la población sigue siendo reactiva al capitalismo, sin entender que no hay modelo alternativo exitoso y que los demás fracasaron y hace mucho tiempo.

Este análisis me conduce a pensar que aquí hay otra "grieta" importante entre quienes piensan reactivo hacia la democracia-capitalista y quienes piensan proactivo hacia ella. El problema del pensamiento reactivo es que está en contra y esto dificulta definir hacia dónde vamos y nos hace lentos en un mundo que requiere velocidad.

Necesitamos superar estas diferencias, definirnos claramente y dejar de remar contra la corriente. La Argentina necesita que rememos para el mismo lado y me gustaría citar a Borges: "Un hombre puede ser enemigo de otros hombres, pero no de un país".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar