U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Por el fenómeno de El Niño peligra la salida de exportaciones

Los efectos climáticos se hacen sentir en los ríos Paraná, de la Plata, Uruguay y el canal Martín García.

Si la principal salida de las exportaciones argentinas se mantiene operativa, es gracias a una inversión extra estimada en u$s 60 millones realizada por el concesionario para contrarrestar los efectos del fenómeno El Niño.
La vía navegable del Paraná entre el océano y Santa Fe desde 1995 y entre Santa Fe y Corrientes desde 2010 se encuentra concesionada a Hidrovía SA, formada por la empresa argentina EMEPA SA y la belga Jan De Nul Group.

A lo largo de los primeros 800 kilómetros desde el océano hasta Santa Fe el concesionario profundizó el río a 34 y 25 pies de calado navegable, e instaló y mantiene un sofisticado sistema de ayudas a la navegación. Para mantener esta vía navegable, se draga un promedio anual de entre 30 y 33 millones de metros cúbicos de material que luego se deposita en las zonas indicadas en el Plan de Gestión Ambiental aprobado.

El mantenimiento de la concesión requiere una detallada y permanente planificación que involucra mediciones de alturas de agua a partir de 36 hidrómetros telemétricos, batimetrías continuas a lo largo de la vía navegable a fin de monitorear el avance de la sedimentación, e inspecciones permanentes del sistema de balizamiento.

Normalmente la vía navegable troncal se mantiene con un plantel de tres o cuatro dragas de succión en marcha y cuatro o cinco buques balizadores. En este momento visto la crecida y las altísimas tasas de sedimentación el concesionario se ve obligado a trabajar con seis dragas de las cuales cuatro se concentran en la zona del Canal Emilio Mitre y el inicio del Paraná de las Palmas donde se viene depositando cantidades atípicas de sedimentos dado el efecto de El Niño.

Mirá también

La industria naval sigue dando pelea y ve un futuro optimista

Desde 1980 hasta la actualidad, este sector estratégico de la economía perdió el 90% de su actividad y redujo ventas de u$s 400 millones a menos de u$s 38 millones y pasó de representar el 0,26% del PBI al 0,007% actual. Sin embargo, sus principales actores confían en que con políticas de Estado correctas se puede recrear un enorme potencial. Ahora, con un dólar más competitivo y el pujante sector pesquero, se abren nuevas perspectivas hacia un camino a la recuperación. Estudios indican que podría volver a tener 60.000 puestos de empleo directos e indirectos en toda la cadena industrial naval y superar los u$s 600 millones en ventas anuales. En los últimos 80 años, esta industria construyó 1.300 barcos. No son 1.300 promesas o proyectos. Son más de 1.300 hechos construidos en Argentina.

Camalotes

Este incremento vertiginoso del caudal de agua en el rio Paraná también genera consecuencias negativas en el sistema de señalización por la afluencia de grandes camalotes y su acción sobre las señales flotantes. Los densos camalotes se enganchan en el sistema de fondeo y producen el garreo de la señal, la potencial rotura del fondeo y hasta el hundimiento y pérdida de la misma. Respecto del sistema de señalización fijo (instalado en las costas), el incremento en la velocidad de la corriente y el mayor caudal y anegación de las riveras, trae como consecuencia el desmoronamiento de las costas y la pérdida de las balizas.

En la vía navegable troncal la flota actual de 6 dragas se verá reforzada en las próximas semanas por dos buques adicionales de última tecnología y de tamaño nunca visto en Argentina. Hidrovía está movilizando la ultra moderna draga de succión en marcha "Pedro Álvares Cabral" con capacidad de cantara de 14.000 m3 como así también la draga de corte y succión construida en 2011 "Niccolo Machiavelli", con una potencia total instalada de cerca de 25.000 kw. Sumadas estas dos dragas a la Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Niña, Vespucci, James Ensor, Sanderus y Capitán Núñez se estará operando con un total de 8 dragas en el sistema de hidrovía, para seguir brindando seguridad a la navegación y un servicio que garantiza el calado navegable de 34 pies necesario a fin de beneficiar el comercio exterior y una eficiente exportación de la cosecha de 2016 que comenzará en forma inminente.

El aporte inusual de sedimentos también afecta al canal Martin García que a la fecha se encuentra limitado a la navegación de buques de hasta 24 pies (7,30 m) en lugar de los 32 pies de calado de proyecto. El concesionario de este canal, formado por Servimagnus SA SDC do Brasil Servicios Marítimos Ltda- sucursal Argentina UTE no muestra el mismo grado de respuesta frente a la emergencia. Si no realiza un esfuerzo económico y operativo similar al de Hidrovía SA en el Paraná, el Martin García corre serio peligro de perder su navegabilidad.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Liliana Risuleo
Liliana Risuleo 07/04/2016 12:27:35

Atención con la diferencia entre rivera y ribera. Buena la nota.