Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Piden mayor apertura para las importaciones

Desde la cámara que agrupa a los importadores cuestionaron el reclamo de los sectores proteccionistas que aún continúan en una situación privilegiada.

El 80% de lo ingresado son insumos para exportaciones

El 80% de lo ingresado son insumos para exportaciones

La Cámara de Importadores de la República Argentina (Cira) analizó el comportamiento durante el primer semestre de los cambios impuestos por la Secretaría de Comercio en materia de importación "para desmitificar ante los medios este reclamo de los sectores proteccionistas que aún continúan en una situación privilegiada en relación a otros sectores del empresariado local".

La Cira comprende la necesidad de monitorear ciertos sectores sensibles a la importación, pero comulga con la idea de "una transformación productiva que realmente empuje la industrialización de los sectores competitivos que permitan exportar y conquistar mercados. Para ello, es de vital importancia que las industrias puedan abastecerse de tecnologías, materias primas e insumos productivos importados que hoy representan el 80% de las importaciones totales argentinas".

Desde la cámara destacaron el apoyo brindado desde el inicio al nuevo gobierno, para lograr un cambio en el régimen del comercio exterior administrado, con la expectativa de abandonar un sistema discrecional que produjo durante los últimos 8 años despidos y cierre de empresas cuyas actividades estaban vinculadas a la importación, la provisión de servicios relacionados a esta última como el mantenimiento, puesta a punto, instalación, servicio técnico y tantas otras actividades conexas que implican importación en su cadena de valor.

"Al cabo de un semestre, aún observamos que el flujo de comercio respecto a las importaciones no se normaliza como preveíamos, a pesar de los cambios operativos (SIMI por DJAI) y del buen trato que brindan los funcionarios de la Secretaría de Comercio. Es muy difícil prever una Argentina inserta en el mundo, con inversiones llegando y producción exportándose, si en la actividad importadora no existe previsión y libertad para abastecer a las industrias de materias primas e insumos a precios competitivos, como así también satisfacer la demanda de consumo que existe de bienes de calidad o manufacturas no producidas en el país, que hoy son difíciles de conseguir y su escasez presenta un único efecto económico con precios más elevados", resaltó la Cira en un comunicado.

Lectura social

En la entidad resaltaron que "a diferencia de la lectura social que se hace en la actualidad, y que algunos tratan de imponer mediáticamente o haciendo presiones sobre los funcionarios con poder de decisión, las importaciones cayeron aproximadamente un 5% en igual período de este año respecto al año anterior, y hoy el sector siente que se profundiza la presión industrial para evitar el normal flujo del otorgamiento de licencias, complicando la tan ansiada previsibilidad ¿Dónde está, entonces, la amenaza a la producción nacional, si encima esta última se sirve de la importación para abastecerse de materias primas e insumos?

¿Cómo mantenemos el empleo si las empresas que tienen importación en su actividad económica, y emplean a centenares de miles de argentinos, no tienen la previsión suficiente para programar su producción mantener sus máquinas en funcionamiento y sus compromisos comerciales al día? ¿De qué forma es posible fomentar la inversión y el ingreso de actividad productiva al país, si los costos implícitos en la nacionalización de materias primas, insumos y mercadería en general es uno de los más altos del mundo?

¿Cómo damos acceso a la tecnología de consumo disponible en el mundo, que todos vemos por internet pero que solo unos pocos que viajan al exterior pueden acceder?" A juicio de la Cira, "surge así un sinfín de interrogantes en cuyas respuestas la importación estará siempre involucrada, no como un elemento derrotista para el desarrollo del tejido industrial nacional, sino como un ida y vuelta de comercio necesario para vender al mundo, atraer inversiones, producir competitivamente y abastecer las tecnologías y productos no disponibles en el mercado local".