U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Personas, cambio y anti cambio

Imagen de MARCELLO VACCARI

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del grupo VACLOG - RVA
0
Personas, cambio y anti cambio

Hablamos la semana pasada de la dirigencia política y el cambio, hoy me gustaría reflexionar sobre las personas, el famoso "ciudadano" que a su vez se convierte en el impersonal "pueblo ", que se supone somos todos: hombres y mujeres, adultos y niños, ricos y pobres, civiles y militares, obreros, oficinistas, gerentes y propietarios, los que están a favor, los que están en contra y los del medio; Todos somos "el pueblo".

¿Quién podría estar en desacuerdo que la Argentina tiene que cambiar?, acaso la gente no votó y votará por el cambio y no es sólo la que votó por cambiemos, también la que votó por Raúl, que después votó por Saúl y a tantos otros antes y después, aunque hemos tenido épocas tristes en las que ni siquiera podíamos votar (en eso cambiamos).

Hace siete días, hablamos de la necesidad de acuerdo para el cambio y el bien común; pero con esto no alcanza, tampoco alcanza que sólo se vote, porque a veces parece que la gran mayoría de las personas espera que los otros cambien, sin hacer el mínimo esfuerzo personal por cambiar nada de lo que debería hacer personalmente mejor; no nos engañemos, individualmente la gente que no mejora en su día a día, no cambia y es como si operara contra del cambio, es el anticambio.

Está bien reclamar que las cosas mejoren, pero la realidad exige un esfuerzo individual y aguantarse las consecuencias. Puede ser que nos toque sufrir un tiempo y acá nadie se lo banca, todos esperamos que el sacrificio lo haga el otro, que pague el otro, que lo sufra el otro; nadie quiere ser el primero no sea cosa que nos encasillen en la categoría B de esa palabra que tanto usamos.

Mirá también

La industria naval sigue dando pelea y ve un futuro optimista

Desde 1980 hasta la actualidad, este sector estratégico de la economía perdió el 90% de su actividad y redujo ventas de u$s 400 millones a menos de u$s 38 millones y pasó de representar el 0,26% del PBI al 0,007% actual. Sin embargo, sus principales actores confían en que con políticas de Estado correctas se puede recrear un enorme potencial. Ahora, con un dólar más competitivo y el pujante sector pesquero, se abren nuevas perspectivas hacia un camino a la recuperación. Estudios indican que podría volver a tener 60.000 puestos de empleo directos e indirectos en toda la cadena industrial naval y superar los u$s 600 millones en ventas anuales. En los últimos 80 años, esta industria construyó 1.300 barcos. No son 1.300 promesas o proyectos. Son más de 1.300 hechos construidos en Argentina.

Un país saludable y una sociedad enferma y viceversa, son poco compatibles; tanto como un país saludable sin patriotas que piensen en el bien común antes que en el propio y no sólo para los grandes temas, también en las pequeñas cosas de todos los días.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar