U$D

MIÉRCOLES 19/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Padres sin límite

Imagen de MARCELLO VACCARI

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del grupo VACLOG - RVA

0
Padres sin límite

Ser padres exige una primera gran responsabilidad; decidir antes de traer hijos al mundo si seremos capaces, además de amarlos, de hacernos cargo de su alimentación, educación, vestimenta y su porvenir por lo menos hasta una cierta edad.

La realidad es que nacen miles de niños de padres carenciados (en muchos casos padres adolescentes aún) que no pueden asumir la primera gran responsabilidad que citamos anteriormente. Nos hemos convertido en una fábrica de pobres un poco por ignorancia y otro poco porque el sistema político paga para tener hijos sin límite. Como es posible que haya gente con muchos hijos, si ni siquiera pueden mantenerse ellos. Vean la televisión, padres con 5, 6, 8 hijos, con abuelas que tienen 30 años. Progenitores que condenan a niños inocentes a vivir en condiciones miserables.

Parte del problema es que esos padres y gran parte de la sociedad, enseguida invierten la responsabilidad y se la transfieren al Estado. Es decir, el país asume la falta de responsabilidad de esos padres y se crea una obligación de hacerse cargo de todo. Es imposible que la Argentina se pueda hacer cargo de un fenómeno que de continuar, seguirá creciendo exponencialmente. Los padres tienen libertad de hacer lo que quieran, pero no de pasarle la cuenta al Estado es decir al resto de los argentinos.

Como podemos aceptar que se condene a miles de niños pobres, porque sus padres no los pueden mantener y no nos engañemos, el Estado tampoco. Las estadísticas son claras, la relación de pobres en los niños es mayor que la de los pobres totales del país, esto es por la cantidad de niños que nacen en esas condiciones.

Hay que pensar una solución de fondo al problema: como limitamos la cantidad de hijos. Debemos ayudar a los padres pobres a criar pocos hijos y que podamos asignar más dinero invirtiendo más asignaciones cuantos menos hijos tengan. Aseguremos más ayuda del Estado a quienes tengan menos hijos para que accedan a las mismas oportunidades que tienen los niños de clase media. Así fue la Argentina de "Mi hijo el dotor".

Es preferible ser políticamente incorrecto, pero más humano evitando el sufrimiento de tantos niños. Pienso que a ningún padre puede agradarle ver sufrir o condenar a la pobreza a sus hijos y es hora que la política toda- tome cartas educando y fomentando a tener menos hijos que es parte de esa educación. Si la política toda no resuelve el tema central, nos condenan a todos y lo que es peor, primero condenan a esos pobres niños.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés