U$D

SÁBADO 25/05/2019

Ocho porciones

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del grupo VACLOG – RVA.

0
Ocho porciones

Vamos a mezclar la filosofía real con la popular; apelaremos a ambas para vincular dos conceptos centrales, el equilibrio y el largo plazo. Todo esto, pensando en la imperiosa necesidad que seamos más generosos con el futuro.

Empiezo con el equilibrio y lo mejor es citar a Aristóteles cuando sostenía que "Todo Hombre instruido y racional se esforzará en evitar los excesos de todo género, sean en más, sean en menos; sólo debe buscar el justo medio y preferirlo a los extremos".

Sigo con el tiempo, el largo plazo y usaré una metáfora porque es difícil medirlo, es relativo, es diferente para una mariposa que vive 24 horas que para el ser humano. Para simplificarlo podemos imaginarnos la vida de una persona como una pizza, digamos que de entrada, siendo optimista, tenés una grande de 8 porciones de 10 años cada una. Si llegas a comerte todas las porciones, siempre tenés la esperanza de seguir adelante rascando el queso que queda en la caja y comiendo las aceitunas sueltas. 

Esta cápsula, apela y está dirigida a los ciudadanos que estamos masticando entre la cuarta y octava porción, con la idea que instalemos y sostengamos los dos conceptos planteados: Equilibrio y largo plazo. Claro que todas las porciones pueden influir sobre el futuro, pero me dirijo en especial a los más grandes porque nos queda menos tiempo; porque tomamos más conciencia que los jóvenes que el tiempo pasa; y dentro del grupo con más insistencia sobre los políticos, los empresarios, periodistas,  maestros y todos aquellos que tenemos más posibilidades de influir en los demás.

Todos los días asistimos a conductas que claramente no están alineadas con el equilibrio y el largo plazo. Cada jornada vemos como hay gente que asusta, impide el diálogo, pone palos en las rueda, desacuerda; agrede, etc. Parecería que nos encanta dejar bombas detonadas para que exploten y nos perjudiquen como sociedad. Somos aduladores y practicantes de las victorias Pírricas y encima hasta hay gente que las festeja.

Somos responsables si nuestros actos perjudican el futuro de nuestros hijos y nuestros nietos, hagamos algo para mejorar este país, no sólo quejarnos y criticar. Tengamos en cuenta que acá se quedarán después de nosotros las personas que más amamos; no hace falta ser un patriota del bronce, sólo alcanza con ser un mini héroe del día a día, un impulsor del diálogo y el equilibrio, de la buena acción diaria, del explicar y enseñar, del hacer las cosas mejor ¡Ánimo ahora es el momento, aún estamos a tiempo!

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping