U$D

MARTES 19/03/2019

Más dudas que certezas con la vuelta al ruedo de Tecplata

La terminal portuaria anunció la llegada de un servicio regular que por su escaso volumen, generará cuantiosas pérdidas.

Más dudas que certezas con la vuelta al ruedo de Tecplata

Julio de 2015. Daniel Scioli, ya lanzado como candidato presidencial, realizaba un multitudinario acto en Tecplata para recibir el primer buque porta contenedores que inauguraba formalmente las operaciones en la terminal platense.

Nadie quiso perderse el evento: el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el Ministro de Producción bonaerense, Cristian Breitenstein; y los intendentes de Berisso y La Plata Enrique Slezack , y Pablo Bruera.

Detrás del palco, el buque MV Argentino II prometía una recalada regular desde Tierra del Fuego y en este primer viaje dejaba 150 contenedores.

Luego se sabría que todo aquello había sido un montaje político. El buque solo hizo dos recaladas de favor y nunca más regresó. La terminal perdió un promedio de u$s 45 por cada contenedor operado, envió a sus trabajadores a casa en concepto de vacaciones y no volvió a operar.

Cuatro años después, Tecplata se encamina a cometer el mismo error. Con bombos y platillos anunció un acuerdo con el grupo brasileño Log-In, para recibir un buque porta contendores cada quince días.

En un comunicado de prensa, Tecplata señaló que el acuerdo es "por tres años", pero no dijo que con 30 días de anticipación, la naviera puede cancelarlo. También resulta extraño que el buque además de recalar en Tecplata lo haga en su vecina TRP, la principal terminal del Puerto de Buenos Aires. Es como si un navío hiciese escala en Buenos Aires y Exolgan cuando en realidad debe ir a uno u a otro puerto.

No hay dudas de que Tecplata volverá a perder dinero. No será de extrañar que el rojo alcance entre u$s 60 y 75 por cada contenedor que mueva. El problema es saber hasta dónde se puede sostener una operación deficitaria por el solo hecho de decir que están operando. La terminal necesita como mínimo 800 contenedores al mes para mantener el equilibrio y no perder dinero. En este caso, por tratarse de una tarifa Mercosur que lleva el 40% de descuento respecto a las internacionales, precisaría más de 1.200. Pero el buque de Log-In en su primer viaje solo operará 10 contenedores.  Son los pertenecientes al polo petroquímico que antes viajaban 40 kilómetros de Berisso al puerto de Buenos Aires en camión y que ahora lo harán en buque a un precio muchísimo más elevado.

Cálculo

A la hora de intentar calcular la pérdida se puede decir que los trabajadores de la estiba serán tercerizados y pueden cesar funciones cuando se decida abandonar esta aventura. No así el personal que operará las grúas que están afiliados a Fempinra y, como corresponde,  deben ser tomados en relación de dependencia. Tampoco se podrá eludir la contratación de trabajadores bajo la jurisdicción del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA). El coso fijo a partir de allí será notable en relación al escaso movimiento de carga.

Quizá el déficit no sea absorbido solo por Tecplata. El holding filipino ICTSI, propietario de la terminal, también es dueño del puerto brasileño de Suape. Y allí llegará el buque de Log-In tras dejar Argentina.

¿Podrá recibir el armador algún beneficio especial en Suape por el favor de una operación deficitaria en Tecplata en la que podría perder u$s 20 mil por recalada? Algún bolsillo cubrirá el rojo de Log-In por remolque, practicaje, desvío y tasas portuarias al Consorcio de Gestión Puerto la Plata. Una escala que por otra parte ya tiene cubierta con la parada en TRP. 

A pesar de estos datos, responsables del área de comunicación de la terminal señalaron a Transport & Cargo que "la operación es rentable y constituye un primer paso muy relevante para que la terminal comience a operar y que un futuro muy cercano se sumen nuevos acuerdos que permitan llevar a pleno la capacidad operativa de TecPlata. Y que el buque recale en terminales de otros puertos (por TRP) es una práctica habitual de la industria".

Hoy en el mercado manda la naviera Maersk, que junto a Mediterranean Shipping maneja el 80% de las cargas. Luego se destacan Evergreen y ONE por su volumen de envíos a Oriente.

Si Tecplata no consigue seducir a alguna de ellas, todo lo demás será una inútil acción de marketing con un altísimo costo. En el mercado naviero no existe aquello de empezar de a poquito porque no se justifican los tremendos costos operativos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés