U$D

LUNES 18/03/2019

La torre de Babel

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del grupo VACLOG RVA

0
La torre de Babel

En general todo el planeta se está complicando, cuestiones humanas, ecológicas, económicas, históricas y de convivencia básica se ponen en duda y se deforma todo de tal manera que lo que está bien para la mitad, está mal para la otra mitad o mejor dicho para una parte, porque además hay infinidad de pequeñas minorías diversas que piensan diferente a los otras dos casi mitades.

El asunto es que tal como plantea la leyenda de la torre de Babel, mientras todos hablaban un mismo idioma se entendían, luego se hizo imposible la comunicación en un mar de confusión. Por otro lado, Harari en uno de sus libros plantea que lo que ha caracterizado el avance de la humanidad es su capacidad de colaborar en gran número y de hecho el mundo y la humanidad han avanzado mucho comunicándose habiendo hecho posible compartir valores y aprender unos de los otros; en fin sin comunicación fluida no habría lugar para la globalización, el crecimiento sostenido y el bienestar en paz.

Como en épocas pasadas, nuevamente asistimos a peligrosos forcejeos entre los países grandes del mundo, pero también forcejea el resto y si miramos internamente cada país asistimos al mismo fenómeno. Nadie se puede poner de acuerdo y no sólo eso, la falta de acuerdo está acompañada por un constante poner palos en la rueda del otro.

Estos son los momentos en los que podrían beneficiarse los países que actúen contra-cíclicamente y así, avanzar más que el resto. Recordemos que los imperios y las naciones nunca han sido eternas e algunas han perdurado, pero perdiendo sus posiciones de liderazgo mundial a manos de otras. Leyendo un poco de historia podemos encontrar muchos ejemplos.

Si pudiéramos destruir nuestra torre de Babel, si pudiéramos dejar los planes de lucha que no nos llevan a ningún lado, si fuese posible lograr las reformas que nunca nos hemos animado a hacer, si fuéramos capaces de dialogar mejor, y lo más importante lograr consenso y más importante aún trabajar incansablemente para llevar a la práctica lo acordado, tendríamos la posibilidad de volver a ser un país importante en el mundo. A mí me gustaba ese viejo slogan que decía: "Argentina potencia".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés