La logística antes y después del coronavirus

Un webinar del Foro Logístico de Buenos Aires mostró que la pandemia pone a prueba la administración del supply chain.

Además de las soluciones para atender las urgencias, la pandemia está poniendo a prueba las estrategias aplicadas a administrar la supply chain. Estos fueron los hallazgos principales de un webinar organizado por el Foro Logístico de Buenos Aires.

El e-commerce: antes de la pandemia estaba creciendo a un ritmo que se podía absorber. Pero ahora tres de cada diez compradores son nuevos, y llegaron para quedarse: descubrieron que es cómodo y posible. El crecimiento esperado para dentro de tres años se dio en tres semanas y los operadores o retailers tendrán que adaptar sus plataformas, tanto de sistemas como operacionales.

Descentralización logística: hoy la logística es centralizada, originando importantes volúmenes de carga desde los grandes centros de distribución, generando largos viajes de vehículos que retornan vacíos. La cuarentena obliga a repensar esta situación, que, en parte, está dada por la la naturaleza geográfica de la generación de los productos, pero es una gran oportunidad para armar redes locales, que promocionen las producciones en cada zona con canales de distribución más cortos.

Logística urbana: las grandes ciudades, como el caso de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, ya estaban colapsadas y en una situación de conflicto con la entrega de productos en la logística capilar, con o sin e-commerce, situación que se acentuará con el crecimiento este último. Se debería insistir en el concepto de micro plataformas urbanas de distribución: espacios dentro de los cascos urbanos, en las zonas céntricas, donde se pueda hacer cross docking en horas de baja densidad de circulación.

Tecnologías de la información: podríamos haber reaccionado mejor en nuestras empresas si hubiéramos tenido más información compartida. Las empresas tienen muchos datos de sus transacciones, que deben comenzar a usarse para tomar decisiones. Para eso se debe resolver la cuestión de la propiedad de los datos (en una cadena integrada hay información distribuida que debería unificarse), y el espacio para gestionar esa información, por medio de "nubes".

Cultura organizacional: los rápidos reacomodamientos para enfrentar el brutal cambio de escenarios evidenciaron la importancia de los liderazgos claros y de la información transparente entre los actores dentro y fuera de las organizaciones. Esta experiencia se debe capitalizar y comprometer cambios de hábito y comportamiento para optimizar las cadenas end to end.

Medio ambiente: la inmovilización mundial demuestra que el transporte basado en hidrocarburos perjudica el ambiente. El crecimiento del e-commerce se traducirá en un incremento del tránsito que obligará a acelerar la transición hacia energías limpias. En cuanto a los gases de efecto invernadero COVID19 ha demostrado la importancia de endurecer las medidas para reducirlos. En contra de estos beneficios, la pandemia demolió los precios del petróleo a niveles insospechados, debido a la sobreoferta. Cuando termine, los países necesitarán reestructurar sus economías y demandarán más energía, energía barata, y el petróleo, con su eficacia y la facilidad de uso cubrirá esas necesidades, pero atentando contra las inversiones en los proyectos de energías alternativas limpias.

El Foro Logístico de Buenos Aires es un grupo de expertos que comparten conocimientos y experiencias, dispuestos a invertir su tiempo en el análisis y la propuesta de soluciones. En el webinar participaron Alejandro Rodríguez, gerente general en GS1 Argentina; Jorge Tesler, director de TGI Argentina y del Foro; Hernán Zavaley, experto en Supply Chain de consumo masivo; Marcelo Morandini, ex director de Logística de Unilever Argentina; Rodolfo Fiadone (autor de la nota); con la moderación de Alejandro Leiras, director de Capacitación de ARLOG, codirector técnico de CEDOL y especialista en coaching empresarial.

Noticias del día