Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La industria naval confía ensu potencial de construcción

Astilleros, técnicos y obreros están en capacidad de realizar buques con costos y tiempos similares al mercado internacional.

La industria naval confía ensu potencial de construcción

Septiembre se asocia directamente con la industria naval argentina. El 12 de ese mes, pero en 1961, el contraalmirante Esteverena, logró la firma por parte del Poder Ejecutivo Nacional de un decreto en el cual se establecía un nuevo plan de renovación y expansión de la empresa estatal. Esta jornada, es celebrada cada año por los industriales, técnicos y obreros navales  Se recuerda dicha gesta y se realiza un balance sobre el camino recorrido y lo que aun resta transitar para consolidar a un rubro clave en desarrollo económico y generación de mano de obra.

"La industria naval argentina no es competitiva para construir cualquier cosa. Lo es para barcos medianos, y de mediana a baja tecnología. El típico ejemplo son los remolcadores de empuje y de puerto, barcazas, barcos de investigación pesquera, pesqueros, las unidades que necesita la Armada, hasta buques polares, portacontenedores y barcos fluviales. Para esto no hay ninguna duda, lo hemos presentado al gobierno y hay estudios hechos de competitividad. El barco argentino es más barato, nuevo contra nuevo. Y los tiempos son similares en el caso del exterior. No es posible comparar la empresa que construye en serie remolcadores con la que está arrancando la construcción. Contra una orden con varios pedidos, el primero tardará 18 meses y después será cada seis o cada cuatro. Solamente en dos de los astilleros argentinos en 22 meses se han entregado cuatro remolcadores de una tecnología mayor a la que tendrán los recientemente importados", dijo a Transport & Cargo Raúl E. Podetti, vicepresidente 3º de la Federación de la Industria Naval Argentina.

A su lado, Miguel Ángel Sanchez, presidente de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval y  coordinador de la Mesa de Concertación de la Industria Naval Argentina, aseguró que "tenemos astilleros en todo el litoral marítimo y fluvial. Hemos planificado ya en el gobierno anterior en 2013 un plan de construcciones de dos años. La propuesta incluye cantidad de barcos, monto a invertir, número de obreros navales a contratar, y cantidad de toneladas a construir. Poseemos astilleros, ingenieros, y cerca de 350 estudiantes de ingeniería naval en el país. Por eso hablamos de una política de Estado, que debe definirse para la industria naval pública y privada".

Sin discusión

Según la visión de Podetti, "ya no se puede discutir si tenemos capacidad industrial, o si somos competitivos. Para los barcos que precisa la Argentina, no hay duda de la competitividad. Exportábamos portacontenedores para Alemania hasta el año 1992. Competíamos en precio y ganábamos licitaciones internacionales. En los ´80 se ganó una licitación y se exportó al Uruguay con financiación del BID. Era un buque similar al que acaba de importar el Inidep en un acto de corrupción absoluta del anterior gobierno".

Miguel Ángel Sánchez resaltó que el planteo "también incluye a la industria naval liviana, que posee un gran valor, y es reconocida a nivel internacional sobre todo por sus astilleros   y arquitectos. Todo esto debe ser encajado en una visión que no ha tenido ningún gobierno en estos últimos 40 años. Quizá llegamos a estar en alguna agenda pero no en la ejecución de un plan. Todos tuvieron algo en común: ignorar la industria naval. Con el decreto 1010 de 2004 que abrió una perspectiva interesante pero al final no prosperó. Demostramos que estamos unidos. Después de cinco años todos los sectores de la industria naval, empresarios, sindicatos, educativo, profesionales estamos sentados en una misma mesa de coordinación; esto debe ser aprovechado para consultar y dialogar tanto por el Poder Ejecutivo, a través de Transporte pero también de Industria,  como por el Poder Legislativo. Nosotros, siempre lo decimos,  somos parte de la solución y no del problema. Es empleo genuino, universidad y educación técnica, tenemos tres estructuras muy valiosas como Tandanor, Río Santiago y la Base Naval Puerto Belgrano que también están necesitando una planificación para su desarrollo y mantenimiento".