Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La carga impositiva pesa sobre el sector

Los impuestos representan el 40,5 % del costo total. El 25,8 % corresponde al pago de salarios y 16 % a costos operativos y estructura.

por  DANIEL R. INDART

Presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC)
0
La carga impositiva pesa sobre el sector

El transporte de cargas es un eslabón fundamental en la cadena productiva del país. De hecho, el 94 % de las cargas en Argentina se transporta en camión.

Entre otras cosas, el camión es el responsable de acercar los productos desde su lugar de origen hacia los mercados de destino en donde se encuentran los consumidores. Al ser una actividad de importancia vital para la sociedad, muchas veces se la responsabiliza por los altos precios de los productos. Pero este es un pensamiento equívoco, ya que la incidencia que la tarifa final del flete puede tener en el precio de un producto oscila sólo entre el 2 % y el 8 % del valor total.

Desde el año pasado, en la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) venimos trabajando junto con el Instituto Argentino de Profesionales Universitarios de Costos (IAPUCO) a quienes les encargamos elaborar un estudio que demuestre el impacto fiscal sobre las tarifas de los servicios de autotransporte de cargas.

Las mediciones se efectuaron en mayo, agosto y noviembre de 2016. El resultado promedio simple a noviembre de 2016 demuestra que el 40,5 % del costo total está compuesto por las tasas impositivas, seguido por el 25,8 % correspondiente al pago de salarios y un 16 % a costos operativos y estructura.

Además, hay que tener en cuenta que existen una serie de "costos ocultos", productos de las restricciones a la circulación de camiones, los cortes de rutas por conflictos sociales o fenómenos climáticos, entre otros, que afectan directamente a la actividad pero que no pueden ser medidos ni trasladados a la tarifa del dador de carga.

Impacto

Esto nos permite demostrar de manera contundente que el transporte de cargas no ejerce un gran impacto sobre los importes finales de los productos, sino que el mismo debe afrontar una pesada carga impositiva que, de manera alarmante, período tras período se va incrementando manteniendo la tendencia (39,7% mayo / 40,5% noviembre).

Es necesario aclarar que reducir el costo logístico no es reducir el precio del flete, sino, entre otras cosas, que la carga impositiva que pesa sobre el sector sea menor. Otra de las cuestiones útiles para bajar el costo logístico sería mejorar la infraestructura en rutas, accesos y puertos, así como facilitar y agilizar los trámites en fronteras. También ayudaría aplicar un plan de renovación de flota y chatarrización y fomentar planes de capacitación a los diferentes estamentos del sector.

En todas estas cuestiones desde FADEEAC venimos trabajando desde hace medio siglo. A fin de año celebraremos 50 años al servicio del sector de cargas, años de trabajo en conjunto con nuestras cámaras de base y en diálogo con los diferentes gobiernos de turno, para promover la actividad.

Nuestro compromiso sigue siendo en favor de la productividad del país, generando propuestas de mejora y optimización de nuestros recursos. Tenemos un país lleno de potenciales naturales y humanos. Entre todos podemos lograr reactivar el crecimiento, sólo hace falta el compromiso y trabajo conjunto.