U$D

JUEVES 21/02/2019

Insatisfacción asegurada

Imagen de MARCELLO VACCARI

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del grupo VACLOG - RVA

0
Insatisfacción asegurada

En otros países cuando compras o te regalan algo, si no te gusta vas lo cambias o te devuelven el dinero y sin preguntar nada. Acá no, el dinero no se devuelve, tenemos un clásico que se llama la insatisfacción asegurada. Se trata de un tema cultural que hasta está amparado por la Ley, dependiendo se trate de Capital o Provincia.

Es muy común que en navidad te regalen algo que te queda chico, grande o que no te gusta. En otro lado estarías tranquilo aunque no tengas el "ticket de cambio", acá te puede ocurrir algo más o menos así: los días siguientes vas a cualquiera de las sucursales y pedís tu talle, cosa difícil porque la mayoría de las veces los negocios están tal mal provistos que no hay y da lástima el stock que tienen. Entonces podes hacer como Odiseo en su regreso a Itaca visitando todas las sucursales sin encontrar tu talle y luego te pones a revisar todas las estanterías buscando algo que más o menos te guste aunque no lo necesites y además, haciendo cuentas que no cueste mucho más o menos de tu artículo. Podrías salir insatisfecho porque querías cambiar tus botines de futbol, tu talle no había y te tuviste que conformar con un par de zapatos de clavos para hacer atletismo.

Esta navidad a mi esposa le regalaron una prenda que le quedaba grande, pasó lo de siempre fuimos a dos sucursales y no tenían talle, además no había nada que le gustara salvo algunas prendas por las que había que pagar más del doble del valor del regalo. Queríamos convencernos de la cruda realidad e insistimos para ver si nos devolvían el dinero. No hubo caso, nos hablaron y trataron de explicar una y otra vez que la política de la empresa es no devolver el dinero confirmando que nuestro país está repleto de barreras mentales caprichosas y sin lógica. La secuencia es rápida, de reclamarle a la vendedora, pasas a la encargada del local y hasta ahí llegaste; no hay nadie más arriba, a nadie le importas una vez que estás atrapado en la tela de araña del comerciante.

La encargada del local terminó la discusión con un comentario célebre: "Nadie devuelve el dinero en Argentina, la única que lo hace es Zara porque es europea ". Me encantó la respuesta, inspiró esta cápsula y nos invita a analizarlo desde otro ángulo; no hay ninguna Ley en Argentina que impida al comerciante satisfacer al cliente y devolverle el dinero; son sólo sus pobres barreras mentales que le impiden hacer lo correcto. A propósito, cualquier semejanza con otras situaciones locales, es pura coincidencia.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés