Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Industrial Naval: En busca de una nueva mentalidad

La Argentina posee una enorme plataforma fluvial y marítima, con provincias alejadas de centros portuarios, pero sin embargo el transporte se realiza por camión.

Industrial Naval: En busca de una nueva mentalidad

La industria naval tiene hoy alrededor de doce unidades productivas para hacer frente a las demandas de buques de la Argentina. Podemos hacer remolcadores, barcos para el Inidep, YPF, Prefectura, Armada y Gendarmería. Estas unidades no se hacen por falta de planificación adecuada pero fundamentalmente por una errónea mirada que los distintos gobiernos han asumido hacia el sector.

Esto es determinante a la hora de la definición de una estrategia económica y modelo de desarrollo. Nuestro país necesita inexorablemente cambiar esta posición ideológica y apuntar a uno de los corazones del problema, cual es el del desarrollo logístico". Con esta frase, Juan Speroni, secretario general del Sindicato de Obreros Navales (Saon), dejó en claro cuál es la visión desde el campo laboral.

A juicio de Speroni, "la Argentina posee una enorme plataforma fluvial y marítima, con provincias alejadas de centros portuarios, pero sin embargo el transporte es el camión. Para enderezar esta locura se tendría que estar pensando en el diseño ferroviario que confluya a los puertos. Es indispensable que las autoridades actuales resuelvan esta situación vital para consolidar un proyecto donde se puede capitalizar el flete que pierde nuestro país tomando como tema central la bandera nacional en los buques de la marina mercante y la construcción de unidades en los astilleros nacionales. Hoy existe un déficit en términos logísticos y de transporte, sin lugar a duda la etapa actual requiere esencialmente la definición de políticas en el sector con la mirada histórica y presente de consolidar una industria naval, una marina mercante al servicio de la optimización de los costos de la producción nacional".

Desde el Saon destacaron las recientes botaduras de un pesquero en el astillero Contessi, dos remolcadores en Unidelta, y otro de Servicios Portuarios Integrados (SPI), más la construcción de barcazas para transportes de combustibles tanto en Campana como en el astillero de Villa Gobernador Gálvez Provincia de Santa Fe".

Matriz productiva

"Sobre esta matriz productiva recuperada, lo que hay que mostrar es la estrategia productiva que tiene que ver con instrumentos que le hacen falta al sector como el financiamiento. No puede ser que en la costa atlántica sigan operando buques con más de 25 o 35 años de antigüedad y que la renovación sea vía importación sin tener la visión que hoy la industria naval puede suplantar esas unidades que vienen desde el exterior. Tenemos que ir a un sistema que combine las posibilidades reales que tienen la industria de poder construir en términos de su capacidad y marchar fundamentalmente a una asociación con el estado que es un gran armador, porque la Armada o Prefectura deben renovar y actualizar su flota", dijo a Transport & Cargo Juan Speroni.

Según el gremialista, "Argentina tiene un problema real que son los costos de producción. Es necesario ir a una reforma tributaria progresiva y encaminar una verdadera transformación logística donde trenes, puertos y navegación sean la herramienta competitiva real para bajar los costos. La industria naval argentina supo consolidar un proceso de matriz productiva en los astilleros y talleres navales recuperando mano de obra altamente calificada.

Técnicos e ingenieros navales se encuentran en capacidad de dar respuesta a la construcción de unidades en forma competitiva. De no tomarse decisiones urgentes, este sector va a entrar sin duda en un estado de falta de trabajo y los trabajadores sabemos que eso significa desempleo. Esto sería un crimen y una injusticia, teniendo en cuenta lo que ha costado a empresarios, trabajadores y técnicos profesionales recuperar la industria naval, y más aun teniendo el escenario para poder trabajar a pleno triplicando el empleo. Solo hace falta la materialización de la decisión política en nuestro sector".