Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Hamburgo señala el camino con su política de integración logística

En el principal puerto alemán, industria naval, y transporte fluviomarítimo forman parte de un sistema único.

por  AGUSTÍN BARLETTI

Enviado especial - Hamburgo 
0
Hamburgo señala el camino con su política de integración logística

Hipólito Yrigoyen bien decía que "de hombres y sociedades sobrios y virtuosos, nacen pueblos libres y focos de civilización". Esa sensación tuve al visitar la ciudad puerto de Hamburgo. En un recorrido en barco para apreciar las instalaciones portuarias desde el agua, dos diques flotantes para reparaciones navales llamaron mi atención.

No estaban en una alejada zona sino justo enfrente del casco histórico del puerto, aquél que recibe una gran cantidad de visitantes de todo el mundo ¿Justo allí los colocaron, a la vista de los turistas? Mi pregunta, bajo la deformación argentina de esconder todo lo industrial por ser ruidoso y sucio, fue respondida por uno de los oficiales mercantes que me acompañaba, y ratificada por todos sus subordinados.

"Mostramos la industria naval con el mismo orgullo que lo hacemos con nuestros monumentos, museos y bellezas naturales. Qué más digno que el trabajo de los obreros navales", destacó el oficial. Al mismo tiempo, dejó en claro que "este puerto nunca pudo haber existido sin la industria naval" y que "la actividad forma parte indisoluble de la cadena logística y del transporte que nos caracteriza desde hace más de mil años".

Para Miguel Ángel Sánchez, coordinador de la Mesa Nacional de Concertación de la Industria Naval Argentina, "comprender esto ya no pasa por ser europeo o norteamericano sino por tener el necesario sentido común en un país como Argentina. Estructuras industriales pesadas actuando y articulando junto con armadores, portuarios, y logística. Evidentemente están integrados a un modo de ser y pensar. Son parte de una misma cultura".

El puerto de Hamburgo sobre el río Elba, es el más importante de Alemania, y se ubica en el puesto 11 del ranking mundial de contenedores manejados. Cuenta con 320 muelles, de los cuales 199 son para carga general y 38 especializados para el manejo de carga contenerizada.

Alemania del Norte cuenta con 3.700 empresas y alrededor de 140.000 empleados que se dedican a la industria marítima. Los astilleros del norte de Alemania tienen fama mundial. En ellos se construyen cruceros, buques portacontenedores, mega yates, buques tanques o barcos especiales con el más alto nivel técnico. Esta región también es líder de mercado en la construcción de buques de marina – sobre todo submarinos. Empresas especializadas de servicios apoyan a la industria marítima en lo relacionado al planeamiento, desarrollo de proyectos y financiación. Las más importantes empresas de clasificación, el Germanische Lloyd, el Bureau Veritas y el Det Norske Veritas tienen sede en el área metropolitana de Hamburgo.

El astillero emblema es Sietas que viene de construir un enorme navío destinado al transporte de elementos para la instalación de parques eólicos en el Mar del Norte. Otro referente es Blohm + Voss fundado en 1877. La firma pudo reponerse tras ser destruida en 1948 por los bombardeos aliados. Hoy es un astillero con más de 15.000 m² cubiertos y 250 metros de frente de agua en la isla de Kuhwerder, cerca de la ciudad de Hamburgo. Todavía sigue construyendo navíos de guerra para la Armada alemana, equipos de perforación petrolífera y barcos comerciales para numerosos clientes de todo el mundo.

Bases reales

"Esta es la expresión de una nación que construye sobre bases reales que tienen que ver con el trabajo en países que poseen litoral marítimo y fluvial con capacidad para instalar industria naval tanto de construcción como de reparación", dijo a Transport & Cargo Juan Speroni, secretario general del Sindicato de Obreros Navales (Saon).

Para el gremialista, "el gran problema que tiene la Argentina es que aún no resuelve el dilema de su identidad marítima para capitalizar las vías fluviales y marítimas. Otros países como Alemania ya lo tienen resuelto desde hace varios siglos. Nosotros debemos superar las dicotomías y asimetrías que vienen afectando al sector desde hace décadas. Pareciera ser que estado, marina mercante, industria naval y puertos estuviesen enemistados entre sí. La política de consenso es posible. La industria naval no es complementaria sino parte indisoluble de un sistema que tiene que entrelazarse con la actividad portuaria, del transporte y la logística".