Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En espera

En un escueto comunicado, Tecplata, concesionaria de la terminal de contenedores del puerto de La Plata oficializó lo que el mercado ya conocía. Ante la falta de buques, despidió a un centenar de trabajadores y quedó hibernando a la espera de mejores tiempos.
Cuando en 2009 comenzó a construirse la terminal, el mercado vio con buenos ojos la posibilidad de contar con una nueva opción para las cargas. Incluso sus competidores de Buenos Aires no regañaron porque entendían que el pastel generaría porciones para todos. En aquél tiempo, la Argentina movía más de dos millones de TEUs y todos creían que la tendencia creciente no acabaría jamás. En 2011, el cepo, las trabas al comercio exterior y un escenario regional cada vez más desfavorable, tiraron las cifras hacia abajo, al punto tal que 2015 cerró con menos de un millón de TEUs. La suerte estaba jugada para un proyecto que desde el principio apostó mal sus fichas. El gran error fue invertir casi u$s500 millones en muelle y equipos y confiar en la palabra del entonces gobernador bonaerense Daniel Scioli quien prometió construir los accesos viales que jamás se realizaron. Mejor hubiese sido desembolsar u$s 250 millones en el puerto y otro tanto en la construcción de la infraestructura vial y ferroviaria. Esta falla, varias veces marcada en anteriores artículos de Transport & Cargo, provocó el cierre de cualquier tipo de negociación con los armadores tendiente a acercarlos a la terminal. La semana última, directivos de Tecplata estuvieron reunidos con autoridades de Vialidad Nacional con el fin de encarar los accesos de una vez por todas. Solo si éstos se construyen y levanta el mercado del comercio exterior, Tecplata tendrá una chance sólida de convertirse en referente portuario de la región.