Las cápsulas de Marcello

El valor del trabajo

Hemos sido testigos de reclamos estudiantiles apoyados por sus padres, se oponen a realizar pasantías mientras terminan el colegio secundario.

 

Hay quienes le dan al trabajo una visión de yugo, algo que hay que hacer porque no te queda más remedio; otros le agregan un componente adicional, pensando que alguien te está explotando e incluso hay quienes prefieren cobrar un subsidio en lugar de trabajar.

Cuando yo era adolescente dábamos cualquier cosa con tal que nos aceptaran como aprendices aún sin cobrar dinero. Lo hacíamos con entusiasmo, nos sentíamos importantes, incluso haciendo los trabajos más básicos porque lo que queríamos era aprender y comenzar el camino de adquirir experiencia, relacionarnos, que nos conozcan, tender redes para nuestro futuro.

Dice Gladwell en su libro Los fuera de Serie: "antes de poder convertirse en experto, alguien tuvo que darle la oportunidad de aprender a ser un experto".

Puede que algunos piensen que sólo se trabaja porque las circunstancias ú otros te obligan. En realidad si se escarba un poco, creo que la conclusión es que la gente trabaja no sólo por dinero, quiere algo más.

El trabajo dignifica, hace que trasciendas, te sientas útil y esto es así hasta para la tarea más humilde. Para sentirse así es fundamental revertir el sentido de lo que estamos haciendo. Por ejemplo, un albañil construyendo rutas, cloacas, casas; podría entender que está ayudando a los argentinos a vivir mejor. Está dejando su firma de artista, ¿qué abuelo no le dirá a su nieto este edificio lo construí yo ?

Ojalá tengamos una ola de entusiasmo por el trabajo, que analicemos el valor del nuestro más allá de la superficie y podamos tomar conciencia que es una de las bases del éxito de las personas y de un país. El trabajo no es yugo, es dignidad.

Más de Transport y Cargo