Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El trabajo en conjunto como estrategia

Desde la secretaría de Planificación del Ministerio de Transporte se coordinan las funciones con equipos integrados.

Un rasgo distintivo de este gobierno muestra que Nación, provincia y ciudad de Buenos Aires forman un mismo y gran equipo. Parte de los cuadros de la ciudad se distribuyeron en las distintas jurisdicciones, se sumaron funcionarios y se rescataron cuadros y técnicos de carrera del gobierno nacional que no eran escuchados por la anterior administración.
"A los pocos días de asumir se me acercó un técnico de carrera para agradecer que lo hayamos tenido en cuenta. Le dije que no debía dar las gracias, porque yo también tenía un origen técnico y además era mi obligación como funcionario escucharlo y considerarlo", dijo a Transport & Cargo Germán Bussi, secretario de Planificación, del Ministerio de Transporte. De él dependen las subsecretarías de Transporte Ferroviario, Automotor, y la de Puertos y Vías Navegables.
Bussi señaló que al momento de asumir funciones existían problemas internos entre varios organismos del gobierno nacional como la Administración de Infraestructuras Ferroviarias SE (ADIF), Administración General de Puertos SE (AGP), y Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) entre otros.
"Había muchos jugadores del estado que no trabajaban coordinadamente y esto es lo que hemos revertido en estos primeros cien días", resaltó el funcionario.
Un ejemplo puntual es el del acceso ferroviario al puerto de Buenos Aires. La AGP había invertido más de $300 millones en obas de conectividad de vías. Faltaba sin embargo una conexión física y que los operadores del San Martin se pusieran de acuerdo con AGP porque los trenes del Mitre tenían que entrar a sus vías para ingresar al puerto. San Martin se negaba a esto y en esa discusión estaban frenados. La inversión no se usaba y no había acceso de tren con trocha ancha desde el norte. El Ferrocarril Nuevo Central Argentino (NCA) que tiene su playa del lado de Libertador se ve obligado a trasbordar los contenedores a camiones para ingresar a las terminales portuarias. Quien quiere entrar ferroviariamente al puerto desde el norte debe pasar por Retiro, luego ir a la playa de Dársena Norte para después entrar desde el sur, saturando de trenes de carga la zona de Retiro que es el peor nudo de intermodalidad y conflicto de la Argentina.
Esto no se resolvía por falta de planificación y coordinación. Entonces, un viernes Germán Bussi convocó a todos, operadores del Mitre, San Martín, AGP, CNRT.
"Se reúnen hoy, el fin de semana si hace falta y el lunes, pero el martes necesito los planos y los pliegos firmados por todos para destrabar y avanzar con el acceso ferroviario al puerto. Rompimos los compartimientos estancos, sentamos a todos en la mesa y fomentamos el consenso. Hay infinidad de ejemplos parecidos de proyectos que eran iniciativa de un organismo pero eran trabados por el otro", resaltó el secretario de Planificación.

Soterramiento

El proyecto del soterramiento del ferrocarril Sarmiento comenzó hace siete años y ya debió haber estado terminado sin embargo es una obra aún por realizar.
"El desafío era tomar una decisión definitiva respecto de hacerlo o no. Lo que no se podía era seguir como antes, pagando costos improductivos por algo que estaba paralizado. Decidimos avanzar, mejorar aquello que podía mejorarse y palear las dificultades que pudiesen surgir de este cambio. Le estamos dando una vuelta de tuerca a un proyecto que fue mal concebido desde el punto de vista estratégico para lograr la mejor opción que se pueda, pero la decisión es empezar y terminar", destacó Bussi.
Otro caso interesante es el de los pasos a nivel. La ciudad de Buenos Aires avanzó sobre 25 pasos entre los que se terminaron y están en curso de ejecución.
"La ciudad invirtió el dinero para las obras y la anterior administración nacional no aportó fondos a diferencia de lo que ocurrió en el resto del país. A pesar de esta discriminación, desde el punto de vista del trabajo hubo colaboración mutua y en los últimos dos años se analizaron proyectos estratégicos como los viaductos ferroviarios donde se eleva la vía del tren en aquellos lugares donde no es posible el paso a nivel por cuestiones físicas como subtes o el arroyo Maldonado. Esto al menos permitió avanzar en toda la etapa previa al proyecto, siempre con el liderazgo de la ciudad que elaboró y pagó los estudios técnicos", manifestó el secretario de Planificación.