Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El puerto de Ushuaia gana eficiencia con nueva norma

Desmienten la quita de prioridad de amarre a buques de carga argentinos en la terminal austral.

La Dirección Provincial de Puertos de Tierra del Fuego (DPP) negó que se le haya quitado el beneficio de prioridad de amarre a los buques de carga argentinos en el puerto de Ushuaia, como denunció la Cámara Naviera Argentina.

Funcionarios del área explicaron que si bien se derogó la resolución 990/2010 de ese organismo, la disposición que la reemplazó (Nº 464/2016) continúa priorizando el amarre de barcos de carga argentinos.

"Atendimos un pedido de la subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación para mejorar la competitividad pero no eliminamos ninguna prioridad. La nueva resolución sostiene que la prioridad de amarre la tiene el barco que llegue primero al puerto, salvo que haya un buque argentino a seis horas de navegación o menos", detalló el presidente de la DPP, Néstor Lagraña.
Con la anterior normativa, si un buque extranjero ya había atracado y estaba descargando, y llegaba uno de bandera nacional, debía retirarse para darle espacio al de bandera argentina, para luego volver a entrar al puerto, lo que desalentaba el tráfico de empresas de otros países.

Este privilegio, que no existía en ningún puerto del mundo, afectaba enormemente la competitividad argentina. Incluso quienes actúan en el poderoso centro de producción de electrodomésticos de Ushuaia se veían obligados a abonar hasta $120.000 por contenedor trasladado en camión desde Buenos Aires por falta de bodega marítima.
Con la nueva norma queda claro que se evitarán costos extras para la producción local, al ampliarse la oferta de buques.

"El servicio de cabotaje nacional se cumple con solo cuatro barcos lo que genera costos elevados y demoras imposibles de soportar para algunas empresas. Con otras líneas regulares mejorará la competitividad y habrá mayor actividad para sectores como los estibadores y las empresas transportistas que trabajan en el puerto", argumentó Lagraña.

Es reconocida la importancia que le está dando el actual gobierno a la defensa de la presencia de la bandera nacional en el tráfico, pero no menos cierto, que las características del transporte multimodal en contenedores demanda esquemas de fecha fija de escalas para el establecimiento de rutas regulares. En su defecto, el mismo se hace inviable, suma extra costos a la producción local y le entrega en bandeja la carga a un transporte terrestre decididamente caro, habida cuenta de las distancias a los centros de consumo y trasbordo desde la isla.

Celebrada

La norma, celebrada por los dueños de la carga y destinatarios del esquema logístico, de ninguna manera favorece a un armador extranjero ni perjudica a uno argentino. Solo establece las bases de un tráfico ordenado, previsible y eficiente y al mejor costo posible. Para ello también el ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich está trabajando con decisión con las autoridades portuarias locales y Aduana y Migraciones en búsqueda de una mayor eficiencia operativa que redunde una mejora de los costos.

En Ushuaia existe solo un muelle de atraque para toda la actividad del sector. Desde el ministerio de Transporte se llevaron a cabo varias reuniones con la gobernadora de la provincia de Tierra del Fuego Rosana Andrea Bertone. En las mismas se consensuó la realización de obras de infraestructura en el puerto que permitan atracar cuatro buques en simultaneo o dos buques de grandes dimensiones y que incluyen la operación de los cruceros.

Entre ellas, se cuenta la construcción de un muelle de 350 metros de extensión. Asimismo se acordó el esfuerzo para mejorar la calidad y precio de los servicios en los muelles que permita eficiencia en los tiempos de operación que impactan en los costos. De hecho se logró revisar una iniciativa de aumentos de tasas que perjudicaba al sector las que fueron suspendidas en su aplicación.

La gobernadora también expresó públicamente que uno de los mayores desafíos de su provincia es aumentar la conectividad marítima y producir una mejora en los costos de los fletes que permitan a los fueguinos una mayor calidad de vida y a las empresas una mejora en la competitividad para mantener los puestos de trabajo e impulsar el crecimiento de la demanda laboral en beneficio del bien común.