Las cápsulas de Marcello

El fracaso

La visión antigua era bastante dura con respecto a fracasar, por ejemplo en la época de los romanos los fracasos te convertían en esclavo, gladiador o incluso si eras enemigo te hacían pasear tu vergüenza por las calles de Roma y después te crucificaban.

Más tarde, las marinas del mundo castigaban seriamente a los capitanes que perdían sus barcos o no tenían éxito en las misiones que les encomendaban y más cerca de nuestro tiempo si en tu trabajo no lograbas cumplir con lo propuesto te echaban y la gente se sentía avergonzaba frente a su entorno y a la sociedad. Hemos visto en tantas películas extranjeras como un fracasado era llamado "loser", era un perdedor para la sociedad.

Una definición de fracaso es "un resultado adverso en una cosa que se esperaba sucediera bien" y algunos sinónimos podrían ser: malogro, derrota, revés. Ahora bien, parece que hoy en día, se plantea un nuevo enfoque y revalorización del mismo, en especial porque se dice que la cultura emprendedora, se ha convertido en amiga del fracaso, invitando a vivir el mismo como una experiencia, como un escalón, como algo que no hay que esconder sino por el contrario un motivo para sentirse orgulloso.

Coincido que el fracaso es experiencia, de hecho aprendemos a caminar cayéndonos, es decir fracasando en muchos intentos hasta que nos convertirnos en bípedos para el resto de nuestra vida. Sin embargo, me parece importante aclarar que para que el fracaso pueda tomarse como algo positivo, debería convertirse en un escalón para el éxito. Si el fracaso se queda en fracaso solamente, si no te ayudo a superarte o lograr finalmente la meta buscada, puede haber sido sólo una experiencia sin valor y hasta frustrante.

En definitiva, pienso que no hay que irse al otro extremo y tomar con sumo cuidado el fracaso, valorarlo en contexto y en su justa medida, sin olvidar que cualquiera de las cosas que emprendamos o hagamos las deberíamos encarar deseando que salgan bien y que sean exitosas, nadie emprende, juega, se esfuerza, estudia o trabaja para fracasar.

Era lindo cuando el honor era un valor y al fracasar la gente pedía perdón e incluso renunciaba. Hoy en día algunos que fracasan pretenden crédito, llevarse una medalla y además una indemnización al irse por haber fracasado.

Tags relacionados

Más de Transport y Cargo