Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Senado se prepara a votardos iniciativas fundamentales

Hoy bajan al recinto de la cámara alta los proyectos de marina mercante e industria naval. Enorme esfuerzo de consenso entre los sectores interesados.

El Senado se prepara a votardos iniciativas fundamentales

En menos de un año, el gobierno puede lograr lo que no consiguió la década kirchnerista aún con mayoría legislativa propia. Al cierre de esta edición se llevaban a cabo los últimos ajustes para que hoy se debatan en el senado los proyectos de Ley de Marina Mercante y de Industria Naval. Tras su paso por el plenario de las comisiones de Infraestructura, Transporte y Vivienda, Presupuesto y Hacienda e Industria y Comercio, hoy bajan al hemiciclo de la cámara alta estas dos iniciativas que plantean la necesidad de crear una marina mercante de bandera nacional y rehabilitar la industria naval mediante incentivos estatales.

Junto al rol coordinador de Miguel Ángel Pichetto, en esta realidad mucho tiene que ver la figura del senador Carlos "Camau" Espínola, que logró unificar los proyectos presentados por sus pares Fernando "Pino" Solanas, y Alfredo Luenzo. El senador por Corrientes, también supo tender un puente de diálogo con el ministro de Transporte Guillermo Dietrich y el subsecretario de Puertos y Vías Navegables Jorge Metz. Al incorporar gran parte de las sugerencias aportadas por el gobierno, se mejoraron los textos y se amplío la base de consenso.

Con las leyes en marcha, se prevé la creación de unos 1.000 puestos de trabajo directo y 1.500 indirectos entre tripulantes y trabajadores navales. No es casual que Juan Speroni, secretario general del Sindicato Argentino de Obreros Navales haya convocado para hoy a los gremios afines para que marchen en apoyo a estos proyectos. Otro pilar clave es Juan Carlos Schmid, secretario general de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval Argentina (Fempinra) y uno de los líderes de la CGT, quien ayudó a tejer los consensos necesarios dentro de las organizaciones gremiales.
El proyecto de marina mercante contiene la protección y generación de empleo. En el capítulo de tripulaciones, queda claro que los barcos que sean charteados y los que se construyan en el país deberán contar con tripulación nacional. El personal va a trabajar bajo los convenios de sus respectivos gremios y en jurisdicción argentina.

Incorporación

La instauración del arrendamiento permitirá contar en el primer año con la incorporación de al menos cuatro o cinco empujes en la hidrovía para competir con la bandera paraguaya. Esto se logrará con importantes beneficios fiscales a partir del esfuerzo que realizará el estado. La ley también ofrece deducciones impositivas y de cargas sociales para la incorporación definitiva a la bandera argentina de los buques que vayan viniendo.

Como corresponde, la industria naval se alimentará de la marina mercante.
El proyecto contempla que quienes incorporen buques al nuevo régimen estarán obligados a construir unidades similares en astilleros argentinos. Esto se espera que produzca un fuerte y positivo impacto durante el primer trienio de vigencia de la norma. Al mismo tiempo, la ley establece la creación de un Fondo de la Industria Naval (Fodin), el leasing, y la hipoteca naval. Este también es un esfuerzo del estado porque debe aportar fondos provenientes de los derechos a las importaciones para darle liquidez a estos instrumentos. Se calcula que serán en total unos $1.100 millones para este sector industrial clave en la economía nacional por su enorme efecto multiplicador.
Un capítulo de la ley hace hincapié en el desarrollo de dragado y balizamiento como una manera de facilitar la navegación y los accesos a los puertos.

Otro esfuerzo del gobierno es el de acompañar con deducciones en el impuesto a los combustibles, más precisamente para gasoil, lubricante y grasas. Este es un altísimo factor de incidencia para la marina mercante y mejorará la posibilidad de competir en la hidrovía y en el litoral marítimo donde la actividad pesquera tiene cada menos margen de ganancia.
La finalidad de estas normas es recupera la soberanía logística. La Argentina muy pronto producirá 140 millones de toneladas de granos y precisa ordenar su logística con una solida marina mercante e industria naval. El camión, responsable del 60% de los accidentes viales, es mucho más rentable en los fletes cortos. Para medianas distancia se usa el ferrocarril, donde el gobierno también encara importantes inversiones, y en largos trayectos es imposible competir con el transporte acuático.

Así lo entendieron las naciones más desarrolladas del mundo, y estas leyes se orienten en tal sentido.