U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Discriminar o elegir

Discriminar o elegir

Se usa livianamente la palabra discriminar como sinónimo de elegir. Para plantearlo más claro hasta dónde se elige y a partir de dónde se discrimina. Busco hace tiempo el argumento para ver más claramente este punto de vista y pienso que tal vez lo encontré.

Hace unos días leí un artículo que habla sobre las plataformas de búsqueda de personal y plantea que son pocas las que consiguen evitar los estereotipos.

Según uno de los consultores citados, "la discriminación por género está presente como la discriminación por edad". Es decir, que esta persona piensa que si alguien indica en el aviso que se busca personal de entre 24 a 28 años, o cuando se solicitan mujeres en algunos casos u hombres en otros se estaría discriminando.

Plantea también discriminación plasmada a través del uso de un lenguaje no genérico citando. "En algunos casos se usa por ejemplo, explícitamente, las candidatas, una secretaria ejecutiva o se busca profesional graduado".

Mirá también

La industria naval sigue dando pelea y ve un futuro optimista

Desde 1980 hasta la actualidad, este sector estratégico de la economía perdió el 90% de su actividad y redujo ventas de u$s 400 millones a menos de u$s 38 millones y pasó de representar el 0,26% del PBI al 0,007% actual. Sin embargo, sus principales actores confían en que con políticas de Estado correctas se puede recrear un enorme potencial. Ahora, con un dólar más competitivo y el pujante sector pesquero, se abren nuevas perspectivas hacia un camino a la recuperación. Estudios indican que podría volver a tener 60.000 puestos de empleo directos e indirectos en toda la cadena industrial naval y superar los u$s 600 millones en ventas anuales. En los últimos 80 años, esta industria construyó 1.300 barcos. No son 1.300 promesas o proyectos. Son más de 1.300 hechos construidos en Argentina.

A veces trato de ser paciente con estos planteos, pero me cuesta mucho; en mi opinión los casos citados son elección y no discriminación.

Si alguien decide dar trabajo y comienza una búsqueda de candidatos, tiene el derecho de elegir entre quienes buscar y optar por los perfiles, edades, sexos y características de las personas que cree van a ser más capaces. Incluso, sería lógico que pueda elegir con quien se sentirá más cómodo trabajando el día de mañana.

En este país solemos avanzar sobre la propiedad privada y como en este caso sobre la voluntad privada. Debemos respetar a quien elige y por supuesto estar en contra de quienes discriminan (raza, religión, color de piel). No debemos confundir elegir y discriminar usando estos términos como sinónimos, son muy diferentes.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar