Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Construyendo las ideas

Imagen de MARCELLO VACCARI

por  MARCELLO VACCARI

Managing director del grupo VACLOG RVA
0
Construyendo las ideas

Las ideas son producto de la imaginación de la gente. Una persona piensa y hay un momento donde produce una chispa, con ella enciende una mecha y luego la idea crece y se desarrolla. En muchos casos ese intangible se convierte en una realidad, generando bienestar, trabajo y riqueza. En definitiva, las buenas ideas son una parte importante del motor de la economía de un país.

Argentina demostró luego de algunos fracasos durante los últimos 70 años, que nuestra sociedad ha desarrollado una antídoto que se ha ocupado muchas veces de ocultar chistas e incluso de apagar mechas. Es algo parecido a lo que dice W-Kim en su libro La Estrategia del océano azul: "Tal como lo manifestara un gerente, "en nuestra organización uno recibe el disparo antes de ponerse de pie ".

Alguna vez leí que hay una gran diferencia entre la forma que tratan las ideas los orientales y como lo hacen los occidentales. Los japoneses piensan que las ideas surgen como semillas y pequeños brotes que hay que cuidar para que crezcan y tomen fuerza. Los occidentales, en cambio, cincelamos las ideas a golpes de argumentos y ciertas veces se imponen las ideas de los que gritan más fuerte y no de los que piensan mejor.

Aquí, no sólo hemos tenido problemas con las ideas, también hemos tenido fuga y hasta expulsión de cerebros que resultó peor, porque disminuyó las posibilidades del génesis mismo del pensamiento. Hay que aclarar que estas fugas a veces fueron porque la situación económica empujaba a las personas hacia otros destinos, pero lamentablemente a veces era causado porque no cabía la posibilidad de pensar distinto.

Empieza a haber señales positivas, pero deben protegerse como pequeñas plantitas que necesitan ser regadas y desarrolladas. Hoy, vemos que distintos y hasta opuestos sectores comienzan el camino del acuerdo, despacio cuidan y hacen crecer una idea para que dé sus frutos.

Hace un tiempo pensaba que si Bill Gates hubiera nacido en Buenos Aires, el Excel no existiría. Hoy, empiezo a considerar posible algo distinto, mejor y eso me gusta.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar