Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con paz social, crece y se afianza la economía

Un contrato rubricado entre Terminal Puerto Rosario y sus trabajadores es eje de desarrollo y planificación.

Con paz social, crece y se afianza la economía

La realidad por la que hoy atraviesa Terminal Puerto Rosario (TPR) es furo de un esfuerzo que comenzó hace ya seis años con el desembarco de Vicentín, y se consolidó con el ingreso del grupo chileno Ultramar en 2012.

"Se logró una muy buena amalgama entre dos accionistas con diferentes perfiles de sus propias actividades, conocimiento nacional, internacional, de la industria, y de autoridades locales", dijo a Transport & Cargo Diego Fernandez Querejazu, CEO de Terminal Puerto Rosario.
El primer paso de esta sociedad, fue el diseño de un plan maestro de desarrollo con visión a largo plazo. El mismo posee una ingeniería sobre de cuál es la situación más eficiente a desarrollar en el puerto, cómo hay que encaminar el plan de desarrollo, y con qué tecnología trabajar.

"El plan de trabajo está muy focalizado al frente interno vinculado a las relaciones con los trabajadores y el sindicato que los representa. Tuvimos tropiezos, momentos duros, y también éxitos. En 2015 se terminaron de materializar varias metas, y en mayo de ese año firmamos un contrato de paz social con los trabajadores con vigencia por tres años", resaltó el directivo.

El acuerdo contempla compromisos mutuos entre trabajadores y empresas y persigue dos objetivos. En primer lugar, dar previsibilidad a los usuarios del puerto y que la estabilidad laboral sea una ventaja competitiva de la terminal. El segundo, entender que la forma de consolidar estabilidad laboral, proyección en el tiempo tanto para las autoridades gremiales como para la empresa y los trabajadores es con mayor volumen de actividad y mayor trabajo.

"Todos comprendimos el camino, firmamos el acuerdo ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, algo inédito en nuestro rubro, ya se cumplió el primer año, y venimos trabajando con conflictividad cero. Ni un solo segundo se ha parado, con un entorno bastante complejo", aseguró Fernandez Querejazu.

La plantilla de la terminal es de 500 trabajadores entre personal de convenio y fuera de convenio. A esto se suman cerca de 200 personas más en carácter de contratistas.

Con tesón

Desde TPR se trabajó con tesón para mostrar el proyecto con usuarios potenciales y en 2015 se materializó la llegada de Hamburg Sud, en marzo con servicio quincenal que en diciembre se volvió semanal.

"Empezó con un servicio de 1.200 Teus quincenal y ya está en un servicio de 3.000 Teus semanal. En diciembre empezó Maersk con un servicio quincenal y hoy semanal con un feeder propio que transborda en Montevideo. Y Mediterranean Shipping Company (MSC) que ya estaba operando en Rosario en 2013, con un feeder que conectaba a Brasil cada 10 días, que también a principios de este año se volvió servicio semanal. En poco tiempo se incrementó mucho la oferta de transporte, porque la carga lo fue demandando. Esto es lo más genuino que ha pasado. Ha sido consecuencia de un trabajo intenso con los posibles cargadores para los cuales Rosario debiera ser la mejor opción logística por su ubicación y las líneas marítimas vinieron como consecuencia de ello. Hay un cuarto servicio regular que va a Montevideo semanalmente que es un feeder de Nobleza Naviera.", enfatizó el CEO de TPR.

La estadística en el movimiento de contenedores muestra una neta curva ascendente. Finalizado el primer semestre de 2016, la terminal está por encima del doble de volumen respecto al mismo período de 2015. El todo año pasado se manejaron 20.000 contenedores y se espera cerrar 2016 con entre 35.000 y 40.000. Asimismo, TPR está llevando a cabo un proceso de ampliación de la terminal para tener capacidad y manejar hasta 100.000 Teus. Esa es la etapa actual, con obras en curso y consolidando servicios.

En TPR las cargas son variadas. Hay un porcentaje de granos y subproductos que se contenerizan, como graneles sólidos, líquidos (aceites y glicerinas). También productos forestales, mineros, e industriales donde se destaca la automotriz.

Influencia

"Cuando hablamos de puerto de Rosario hablamos del puerto de la ciudad de Rosario, Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Resistencia, y todo el norte argentino. El área de influencia es muy extensa y por ende es variada la carga. Este año empezamos a hacer prueba con exportación de fruta, que se había ido de Rosario", manifestó Diego Fernandez Querejazu.

A juicio del directivo, "tener una hidrovía señalizada, profundizada y en óptimo estado operativo hace la diferencia. De esta forma, además de los contenedores, también tenemos una operación regular intensa en volumen de transbordo de mineral de hierro que baja de Corumbá, hasta Rosario y acá se embarca al norte de Europa. Siderúrgicos y fertilizantes, vienen con barcazas de mineral, lo almacenamos y cargamos buques de 45.000 a 50.000 toneladas"

Este enclave puede ser muy bien definido como multipropósito, con una terminal de graneles líquidos con capacidad para medio millón de toneladas, que hoy trabaja con hoy estamos en 250.000 ton/año prácticamente exportación de aceites vegetales.

"Lo que más orgullo nos da es que por todo este proceso que hemos llevado a cabo con todos los trabajadores están volviendo a Rosario la carga que siempre fue de aquí, y que nunca debió haberse ido, como la fruta, o los siderúrgico que operaba en San Nicolás y está volviendo a Rosario. Es un proceso con realidad palpable y estamos orgullosos de eso", destacó Diego Fernandez Querejazu.