Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con la derogación de la 1108, seabre una negociación con Uruguay

La Argentina propuso la apertura de una nueva agenda bilateral sobre transporte fluvial y marítimo.

Con la derogación de la 1108, seabre una negociación con Uruguay

Con la firma del ministro de Transporte Guillermo Dietrich, fue derogada la Disposición 1108 emanada de la Subsecretaria de Puertos y Vías Navegables de la Nación el 25 de octubre de 2013. La norma establecía que las cargas de exportación que salían de puertos argentinos solo podían ser transbordadas en otras terminales nacionales o de miembros del Mercosur con los que el país mantiene acuerdos de transporte marítimo. Esto significaba que Uruguay quedaba afuera.


En su momento, la medida había causado un duro impacto en la vecina orilla. Según cifras del Centro de Navegación del Uruguay, tras la puesta en marcha de la 1108, la baja del tráfico de trasbordo en Montevideo fue del 88,4% en términos de TEUs.


Para Terminal Cuenca del Plata, concesionaria de Montevideo, la medida impactó en un 90% de la carga y en términos de volumen representó la pérdida de 190 mil contenedores que fueron derivados a puertos de Brasil.
La noticia fue dada en la ciudad de Colonia por el presidente Mauricio Macri a su par Tabaré Vázquez en la primera visita oficial al exterior realizada por el jefe de Estado argentino.


Este paso, que bien puede ser considerado como un gesto de buena voluntad de parte de la administración Macri, viene sin embargo acompañado de una clara propuesta de apertura a una nueva agenda bilateral sobre transporte fluvial y marítimo.

Los puntos

Entre los puntos solicitados por el gobierno argentino se cuenta el compromiso de constituir una comisión binacional a los efectos de la elaboración y posterior firma de un acuerdo bilateral de transporte marítimo. También está en agenda la activación en el seno de la Comisión Administradora del Rio de la Plata, de acuerdos referentes al establecimiento en conjunto de las áreas de servicios, zonas de transferencia, y compatibilización en la traza de los canales. Otro punto es el de establecer normas de armonización en el uso del Canal Martín García, especialmente en el tráfico entre Argentina y Uruguay, que hoy debe navegar hasta zona común desde Punta Pereyra (Uruguay), junto a la designación de los respectivos prácticos. En Uruguay no reconocen el Decreto 1010 que asemeja los buques extranjeros al cabotaje nacional y obligan a utilizar prácticos uruguayos que encarecen el flete y los servicios. Asimismo, se solicita el uso de lanchas de bandera argentina en zona de servicios, o sea en Montevideo.


Estos puntos, que formarán parte de las negociaciones que se abren a partir de ahora con el Uruguay fueron elaborados en base a las consultas mantenidas con las entidades referentes del transporte marítimo y fluvial de la Argentina como el Centro de Navegación, Cámara de Puertos Privados Comerciales, y Consejo Portuario Argentino entre otros.


"Fue una reunión muy fructífera, con acuerdos trascendentales para ambos países. Lo más importante que quiero destacar, es que los dos gobiernos hemos asumido que tenemos que estar a la altura de nuestro pueblo en su relacionamiento, que es profundo y fraterno. Uruguay tiene mucho que agradecer a la Argentina", resaltó Tabaré Vázquez.


Entre los considerandos de la resolución, se señala que por medio de la Ley 24.385 se aprobó el Acuerdo de Transporte Fluvial por la Hidrovía Paraguay Paraná suscripto entre Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. En su artículo noveno, la norma reconoce para los firmantes "la libertad de transferencia de carga, alije, trasbordo, y depósito de mercancías, no pudiéndose realizar discriminación alguna a causa del origen de la carga, de los puntos de partida, de entrada, de salida o de destino o de cualquier circunstancia relativa a la propiedad de las mercancías, de las embarcaciones, o de la nacionalidad de las personas". Por su parte, el artículo 16 de la ley estipula el compromiso que asumen los países signatarios de eliminar todas las trabas y restricciones reglamentarias y de procedimiento a fin de lograr el desarrollo de un comercio fluido y de una operación fluvial eficiente.