Negocio naviero

Sigue la polémica con el remolcador que gambeteó la Ley de Cabotaje

La nave llegó desde Europa por un trabajo que realizó en cinco días y que era reservado para los argentinos. Ahora fue demorada por la Aduana por irregularidades.

 La Aduana Argentina demoró al remolcador "Alp Striker", de bandera de Países Bajos, por incumplir normas aduaneras en el ingreso de la nave para realizar un trabajo en el Puerto Rosales de la petrolera Oiltanking Ebytem.

La embarcación fue habilitada el pasado 1 de marzo por el Secretario de Transporte de la Nación Franco Mogetta, para realizar una tarea de cabotaje reservada para la bandera nacional bajo la Ley 19.492.

La polémica surgió de las denuncias gremiales que alertaban de una posible violación a la Ley de Cabotaje cuando el remolcador zarpó desde el puerto de Las Palmas (ESP) sin la habilitación vigente para realizar el trabajo. 

En ese sentido, Mariano Moreno, Secretario General del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo señaló que "ningún remolcador cruza el Océano Atlántico si no tiene las garantías de que va a trabajar".

Mariano Moreno, Secretario General del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo

Hoy la retención de la embarcación por la Aduana del puerto de Bahía Blanca sugiere al menos una desprolijidad más en el afán y celeridad libertaria de algún funcionario en otorgar un Waiver (permiso) que despoja el trabajo argentino en favor de empresa y trabajo extranjero.

"Un remolcador extranjero les saca la changa a los trabajadores argentinos, incumpliendo la Ley de Cabotaje y normativas aduaneras", dijo Moreno al ser consultado sobre el incumplimiento. Además, resaltó que "es la primera vez en la historia que un remolcador al otro lado del mundo obtiene un permiso y al día siguiente está en Argentina trabajando".

El gremialista destacó asimismo que "si fueran así de expeditivos para la gestión que requiere la flota nacional seríamos potencia. Este remolcador navegó miles de kilómetros a través de mar abierto, y realizó un trabajo en cinco días en el cual no se utilizaron los requisitos excluyentes que exigieron en el pedido de excepción para desplazar a la grúa argentina del trabajo".

Moreno remarcó además que "este negocio de miles de dólares que fueron justificados con esta operación y no podría ser así con los trabajadores argentinos".

Para el sindicalista, "el gobierno entró en las tinieblas legales de las fuerzas del cielo" al permitir esta operación que "además es un pésimo mensaje a los armadores y trabajadores nacionales" ya que no tiene reglas claras aun con la evidencia y certeza de que este trabajo correspondía y debía hacerlo el pabellón nacional. "Es un certificado de defunción para la Marina Mercante nacional", agregó.

Por último, señaló Moreno: "Tenemos que analizar estas acciones y preguntarnos a dónde nos llevan. Porque hoy nos sacan el trabajo, van en busca de quitarnos una parte del sueldo con el Impuesto a las Ganancias, nos ponen techo en las paritarias, debemos ayudar a nuestros jubilados porque no les alcanza, nos suben las tarifas, quieren la apertura de la pesca, extranjerizar nuestros recursos y fuentes de trabajo y todo esto en aras de ser libres dicen; ¿Libres de qué?".

Temas relacionados
Más noticias de Buques
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.