EINAVAL 2022

Retos para el campo laboral

En un mundo donde la gran dicotomía parece darse entre trabajo y automatización, los desafíos van a venir con cambios en las formas que hoy conocemos el trabajo.

 Con un escenario globalizado y en constante transformación, los cambios vienen dados por las nuevas tecnologías y en el mundo del trabajo. Esto genera nuevos desafíos para los trabajadores y los empleadores.

En el panel "Los nuevos desafíos de las relaciones laborales" del Encuentro Internacional de Industria Naval, Einaval 2022 Pablo Slavin, director Universidad Popular de los y las Trabajadoras de Mar del Plata y Zona Atlántica; Marta Ibáñez, del Sindicato Argentino de Obreros Navales y Servicios de la República Argentina (Saonsinra); Jorge Terreu, de la Asociación de Recursos Humanos de la Argentina (AdRHA); y Carla Mancuso, de la Secretaría de Género de la CGT debatieron esta temática clave.

Como moderador actuó Daniel Di Bártolo, Jefe de la Agencia Territorial del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.

Terreu expuso acerca de las nuevas tendencias que buscan "impulsar la mejora continua para equilibrar las condiciones entre trabajadores y organizaciones".

Entre las principales tendencias, Terreu habló sobre la transferencia digital, valoración en la agilidad de aprendizaje, adaptación en entornos cambiantes, valor puesto en la creatividad, comunicación y la resiliencia; la posibilidad del teletrabajo.

Jorge Terreu.

También se refirió a la generación de líderes más humanos, donde se le dé un valor a lo emocional; la ampliación de derechos en términos de inclusión y diversidad.

"Hoy el mundo del trabajo está virando de ser éste un fin para ser un medio, por eso se ponen en valor otro tipo de experiencias y cualidades", manifestó el integrante de AdRHA.

Lanzan una plataforma para conseguir trabajo y permite armar un CV rápido y gratis

El desafío de fortalecer la industria naval y su cadena de valor

Si bien estas cuestiones mencionadas pueden verse como positivas e ideales, cabe preguntarse cómo se aplican a la realidad local.

Frente a esa pregunta, Ibáñez trajo un panorama más duro sobre la mesa:

"En la OIT dan por sentado cuestiones que hoy en Argentina no tenemos resueltas, por ejemplo, la seguridad económica y jurídica, que el salario alcance para cubrir todos los aspectos de la vida, creo que si no tenemos resuelto estos viejos desafíos no podemos empezar a pensar en los nuevos", expresó.

Marta Ibáñez.

Se trata de un cambio de paradigma que vino a instalarse luego de la crisis de 1973, con la caída del Estado de Bienestar, según lo explicó Slavin en su exposición.

Con la globalización y el neoliberalismo comenzó una lógica ya no vinculada a la productividad industrial sino al sistema financiero.

"Hasta ese momento la clase trabajadora tenía prosperidad y crecimiento, aumento de derechos y condiciones laborales, aumento en la distribución de las ganancias. Sin embargo, del 73 en adelante, lo único que pudo hacer el movimiento obrero fue defenderse, resistir y ceder", reclamó Slavin.

"El neoliberalismo construyó un pensamiento hegemónico, ese pensamiento único que terminó por insertarse en el sentido común apelando a algunas nociones muy elementales tales como la libertad, la igualdad, la honestidad, la independencia del poder judicial. El problema es que se trata de nociones vacías", explicó.

¿Cómo romper esta lógica? Según Ibáñez la respuesta debe venir del diálogo social. "Tenemos la obligación todos los actores de conducir el trabajo hacia un mundo con mayores cuotas de justicia social y dignidad humana para reducir la pobreza, para que no prime únicamente la lógica de la empresa", argumentó.

En ese sentido, Slavin consideró que se necesita una alianza de los sectores que reclaman derechos para pelear por condiciones mejores, incluir al empresariado que está comprometido con la productividad y no solo con la especulación, lograr una reforma fiscal progresiva, una reforma judicial en favor de los intereses comunes, la intervención efectiva del Estado y la promoción de una educación inclusiva, basada en el pensamiento crítico.

Pablo Slavin.

EN DEUDA

Entre la gran lista de desafíos mencionados por los oradores, Mancuzzo se encargó de hablar acerca de aquellos que tienen que ver con el movimiento obrero con perspectiva de género.

"Es importante entender que las mujeres no partimos con igualdad de oportunidades, nuestra situación es un poco más compleja cuando nos queremos insertar en el ámbito laboral y cuando queremos mantenernos y más aun si queremos aspirar a cargos altos", expuso y agregó que "muchas veces tenemos que romper con ciertos mandatos establecidos, que nos ponen trabas y nos terminan exigiendo el doble que a los varones".

Carla Mancuso.

Según lo expuesto, dentro de una familia heterosexual con un hijo, el ingreso al trabajo formal es del 82% para los hombres y del 52% para las mujeres; ese número baja cuando se agregan más hijos llegando a sólo el 33% de inserción.

"No se trata de una competencia entre varones y mujeres, sino pensarnos en conjunto para que podamos tener igualdad en los ámbitos laborales, poder repensar qué pasa, mirar a la compañera, hacer lugares de trabajo más amenos para las mujeres, más libres de violencia, pensar qué pasa con las diversidades, qué pasa cuando las mujeres queremos entrar en un ambiente considerado masculino, teniendo en cuenta que esos trabajos masculinizados son los mejores pagos, qué pasa cuando queremos acceder a un cargo de jerarquía, para poder dar esos debates entre todos y todas", explicó. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.