Alta velocidad

El Brightline hace historia en el mercado ferroviario norteamericano

Se trata del primer servicio privado de transporte de pasajeros de carácter interurbano en los Estados Unidos en un siglo.

 El Brightline no se cansa de derribar mitos. La reciente puesta en servicio del trayecto entre Miami y Orlando probó que el ferrocarril no es hijo exclusivo de la inversión estatal. Este emprendimiento cien por ciento privado muestra que el tren también puede ser un negocio interesante que no requiere de un Estado que lo inunde de subsidios, como sucede por ejemplo en el sistema ferroviario argentino.

También probó que era posible derribar el fuerte lobby carretero norteamericano.

Desde el 5 de febrero de 2014, cuando publiqué en Transport & Cargo la primera nota sobre este proyecto, no dejé de recibir insinuaciones respecto a la imposibilidad de llevarlo a cabo.

Estaba escribiendo sobre algo irrealizable por el fuerte peso que tiene el transporte carretero en los Estados Unidos, me dijo más de uno.

Insistí con distintos artículos periodísticos en 2017, 2018 y 2021 y casi una década después de aquella primera nota, tuve el honor de realizar el trayecto entre las estaciones de Fort Lauderdale y Orlando ida y vuelta.

Frente a la estación, se puede estacionar el auto a un valor de u$s 15 el día, y con código QR se ingresa a la sala de espera, con el confort de un hotel cinco estrellas.

Con puntualidad británica, la formación arriba a la estación cuando desde el altoparlante se informa que el tren está sold out.

Desde su inauguración, hace un mes, Brightline duplicó sus frecuencias, brindando a los pasajeros 30 opciones de trenes diarios para elegir.

El primer tren parte de Orlando a las 4:38 y el último a las 20:54. En Miami, el servicio comienza a las 6:41 y el último a las 21:41. El tiempo de viaje es de tres horas.

Este ferrocarril se distingue por su llamativo color amarillo y tiene la capacidad de alcanzar velocidades de hasta 201 km/h, en el segmento más rápido que presenta vías recién instaladas.

Por tiempo limitado, Brightline ofrece tarifas Smart de ida desde u$s 79 para adultos y u$s 39 para niños. Los grupos de 4 o más personas ahorran automáticamente un 25% El servicio Smart propone una opción de clase ejecutiva a bordo con asientos de cuero cosidos a mano, WiFi Starlink de cortesía, múltiples enchufes y USB y una variedad de alimentos y bebidas disponibles para su compra.

Con esta tarifa, el tren es competitivo con el avión en este tramo. Además, existe la posibilidad de descender en las estaciones de West Palm Beach, Boca Raton Station, Fort Lauderdale y Aventura.

En cuestión de tiempo también es una opción válida. El viaje en avión entre Miami y Orlando requiere 50 minutos, pero hay que estar mínimo una hora y media antes en el aeropuerto y luego demanda otra media hora larga para salir, sobre todo si se despacha equipaje. Con el tren, cuyo trayecto dura poco menos de tres horas, se puede llegar a la estación cinco minutos antes y el pasajero sale del vagón con su equipaje en mano.

La tarifa Premium por tramo comienza en u$s 149 y posee comodidades adicionales que incluyen una sala VIP exclusiva, embarque prioritario, asientos más anchos, snacks y bebidas de cortesía durante todo el viaje.

Brightline ofrece a las compañías y a sus empleados una amplia gama de productos empresariales con boletos que por ejemplo son transferibles.

Las opciones de transporte en las estaciones de Miami y Orlando incluyen nuevos productos Brightline+, como Shuttles, Uber y alquiler de autos. Incluso la estación de Fort Lauderdale ofrece una conexión de bus con el DRV PNK Stadium los días en los que el equipo de futbol Inter de Miami juega de local.

Esto es así porque Brightline se asoció con varias compañías de alquiler de auto como Mear Transportation en Orlando, Uber, Avis Car Rental para ofrecer un servicio puerta a puerta. Al comprar un boleto de tren, el pasajero tiene la opción de incluir el traslado en auto hasta la estación de trenes de partida y a la llegada a la otra terminal, que un vehículo lo lleve hasta su destino final.

El proyecto de expansión a Orlando demandó la construcción de 56 puentes, instalación de drenaje, señalización y 96 kilómetros adicionales de vías férreas. Además, se desarrolló un centro de mantenimiento de trenes de vanguardia llamado Basecamp, que opera las 24 horas y emplea a ingenieros, conductores, técnicos e inspectores calificados.

El impacto económico directo de Brightline en el la Florida se estima en u$s 6.400 millones. Además, se espera que tenga un efecto positivo también en la industria de los viajes y la toma de mano de obra, al tiempo que proporciona una alternativa de transporte sostenible que reduce la congestión en rutas y las emisiones de CO2.

El paso siguiente en el proyecto dentro de la Florida es la línea entre Orlando y Tampa.

Por otra parte, Brightline está construyendo una línea que conecta el sur de California y Las Vegas que espera inaugurar en 2027 con trenes que alcanzarán los 300 km/h.

Temas relacionados
Más noticias de tren
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.