Puertos bloqueados, no se destraba el conflicto con los remolcadores

Desde hace una semana no entran ni salen buques que precisen del servicio. Ya tomaron intervención algunas embajadas para interceder por tripulaciones varadas en puertos

La negociación paritaria que mantienen el Centro de Patrones, el de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales, el Sindicato de Conductores Navales y el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) con la Cámara de Remolque (CAR) está estancada y no logra resolverse. El reclamo del sector armatorial es claro: que discutan un año si es necesario, pero no detengan este servicio esencial ni los coloquen en situación de rehenes. Otros que también están complicados son los tripulantes de los buques detenidos en los muelles sin poder zarpar por falta de remolque. Varias embajadas, entre las que se cuenta la de la República Popular China, han tomado intervención ante un conflicto que supera los límites comerciales y se encamina a un problema sanitario y humanitario al dejar tripulaciones expuestas tanto tiempo en un puerto.

La última reunión entre gremios y patronal se extendió durante toda la noche y terminó en la madrugada del martes. La mayoría de los gremios estaban en orden con la recomposición salarial ofrecida, sin embargo, llegado el momento de la firma, el Sindicato de Patrones decidió no suscribir el acuerdo. Desde su perspectiva, la situación actual trasciende la remuneración y reclaman equiparar el tratamiento y condiciones laborales entre remolcadores de empuje (convoyes) y remolcadores de puerto (maniobra). Para las empresas navieras esto no es factible porque implicaría reconsiderar toda una estructura de costos que cambiaría significativamente. Al mismo tiempo, pretender comparar al personal que opera en un remolcador de maniobra cuya actividad puede demandar entre tres y cuatro horas con el de convoyes, que por ejemplo salen a navegar varios días por la hidrovía no parece posible.

Cuando arrancó esta huelga, los gremios notificaron que los remolcadores de puerto solo asistirían la zarpada de los buques tanque que, habiendo finalizado sus operaciones de carga o descarga, debieran liberar las terminales por razones de seguridad. También se prestarían los servicios excepcionalmente a aquellos buques que, a pedido de las autoridades nacionales, necesitaran ingresar a puerto para el abastecimiento de insumos requeridos en la emergencia sanitaria.

Días después la situación cambio: en nota dirigida al subsecretario de Puertos y Vías Navegables, los gremios se quejaron ante “la cantidad de las excepciones solicitadas en las últimas horas, a nuestro entender exageradas, con requerimientos de zarpada de buques para dar lugar a otros, toda vez que los puertos disponen de lugares libres para recibirlos, como así también solicitudes que se han hecho y que una vez autorizadas no tuvieron un correlato con la urgencia que las origino . Por lo tanto, endurecieron su postura y avisaron que “las excepciones al ingreso de buques en el contexto de la medida de fuerza dispuesta por estas instituciones quedan totalmente suspendidas . A su vez, señalaron que “son las empresas armadoras, con su negativa permanente y mala voluntad a la hora de alcanzar un acuerdo aceptable en el marco del dialogo, las que han provocado esta lamentable situación .

Al cierre de esta edición, las partes se estaban encontrando nuevamente para negociar. Mientras tanto, los buques continúan detenidos y algunos ya enfilan sus proas hacia el puerto de Montevideo o a terminales brasileñas.

No es este el único conflicto que afecta la actividad. Tras varias reuniones fracasadas, la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (URGARA), no logró acordar con la Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) en un conflicto que ya lleva más de tres semanas . Al cierre de esta edición, un piquete de URGARA impedía el acceso a la Terminal 6 de Puerto San Martín.

Manifestación de URGARA

Por otra parte, a pesar de que la Federación Aceitera arribó a un acuerdo con la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), sus dirigentes ya avisaron que están en estado de alerta, atento a su convenio con URGARA.

La Cámara Armadora de Transporte de Prácticos (CALAPRAC) tampoco pudo acordar con sus trabajadores. En este caso, el servicio esencial de embarcar a los prácticos lo está llevando a cabo de manera excepcional la Prefectura Naval Argentina mientras los gremios continúan de paro.

Compartí tus comentarios