Más huelga, menos divisas, más pobreza

Por su extensión y ferocidad, el conflicto que afecta al complejo agroexportador es el más grave de la historia. A la fecha se impidió el ingreso de u$s 2.500 a la economía

Está virtualmente paralizada la principal fuente de exportaciones de la Argentina por el paro que desde hace más de dos semanas llevan adelante varios gremios del sector y la Intersindical Portuaria y Afines del Cordón Industrial (IMPACI).

Por su extensión y ferocidad, es el conflicto más grave que tenga memoria el país. A este martes, son más de 70 los buques fondeados en la entrada del Río de la Plata a la espera de ingresar a cargar productos de la agroindustria exportadora. A estos se suman los más de 170 buques paralizados, 23 de ellos ya cargados y listos para partir, que se encuentran en los distintos puertos situados entre Arroyo Seco y Timbúes. Allí operan más de 30 terminales que forman el complejo agroexportador más importante del mundo. Y a esto se suman los buques paralizados en los puertos de aguas profundas de Quequén y Bahía Blanca.

Se estima que, al día de hoy, la huelga ya impidió el ingreso de u$s 2.500 millones a la economía argentina. Asimismo, este mes de diciembre a punto de culminar puede ser recordado como el peor de la historia para la agro exportación. Es que a la huelga se suman los feriados de Navidad y Año Nuevo que también impiden el ingreso de divisas. Hasta el 20 de diciembre, solo u$s 500 millones habían llegado al país.

No solo se trata de las pérdidas económicas. El mayor problema es la pérdida de confianza de un país que compite con los productos de la agroindustria frente a otras potencias exportadoras. Para un armador, tener un buque detenido significa una pérdida de u$s 30.000 diarios, y además un colosal descalabro de los itinerarios que se organizan con mucha anticipación y con precisión de relojería. A un importador, no recibir los productos en tiempo y forma, le genera un quiebre en su cadena de abastecimiento de insospechadas consecuencias.

Desde el Centro de Navegación dejaron en claro que esta situación, “no solo se traduce en pérdidas para la industria del transporte por agua, sino también principalmente para los exportaciones e importaciones del país, siendo que estas últimas, en aproximadamente un 85%, constituyen insumos y capital de trabajo para las exportaciones, tales como por ejemplo para nuestra industria nacional automotriz, entre otros, que se ven directamente perjudicados por no poder garantizar su continuidad operativa .

Los servicios que están paralizados son esenciales para la economía. Tal es así que nunca se detuvieron durante la cuarentena. Por lo tanto, sin desconocer el legítimo derecho de huelga tutelado por la Constitución, no resulta lógico un conflicto tan duro y extendido en el tiempo.

La Argentina transita por una de las crisis económicas más duras de los últimos tiempos, por lo tanto, no puede darse el lujo de un conflicto de este tipo que la priva de las divisas imprescindibles para su desarrollo.

Los trabajadores del complejo agroindustrial y los que se desempeñan en el sector logístico y transporte marítimo poseen uno de los niveles salariales más altos, y está muy bien que así sea, por la importancia y la especialidad de su labor. Por ejemplo, la industria aceitera agroexportadora está entre las cinco ramas de actividad que paga los salarios más altos, con $ 144.000 en promedio frente a $ 57.000 de la totalidad del sector privado.

Debe existir por tanto una fórmula para discutir las diferencias salariales sin detener la actividad.

En la última reunión llevada a cabo en el Ministerio de Trabajo, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-Cec)) presentó una nueva propuesta paritaria a los gremios aceiteros que incluye bono anual, actualización, y por única vez una gratificación no remunerativa de $ 60.000 por la pandemia. Los sindicatos reclamaron un bono de $ 70.000 y otro por la pandemia de $ 100.000 y no mostraron voluntad de levantar la huelga aun cuando las posturas no están lejanas y podrían resolverse mientras se reanudan las operaciones.

Noticias del día

Compartí tus comentarios