La industria naval vislumbra un promisorio futuro

Tras un año cargado de trabajo, SPI Astilleros encara el año 2021 con mayor reactivación y trabajo

A pesar de la pandemia, la industria naval, actividad declarada esencial por el gobierno, no dejó de trabajar. Un ejemplo es el del grupo SPI Astilleros. Para conocer más detalles, Transport & Cargo dialogó con su presidenta, Sandra Cipolla.

- ¿Cómo transcurrió este año 2020 para la industria naval?

- En un año signado por una pandemia, con crisis internacional, más las propias de nuestro país, con sectores altamente perjudicados, con una industria que venía con tendencia a la baja con meses de alta incertidumbre, con un panorama de inseguridad, nuestra industria tuvo un lugar de privilegio al haber sido considerada como parte de la cadena de valor de las actividades esenciales vinculada al comercio exterior y a las actividades portuarias. Esto nos permitió tener un objetivo primario: “volver a la actividad, preservando la salud de nuestros trabajadores y sosteniendo la productividad . En este sentido hubo un gran consenso del sector y el sindicato se propició como el hilo conductor de esta tarea a la cual todo el sector industrial se alineó y realmente se realizó un protocolo de altísimo nivel que abarcó a la industria naval de todo el país, con el compromiso de los trabajadores y del empresariado naval, logrando preservar la salud de los colaboradores, mantener los niveles de productividad y, de esta forma, resguardar las fuentes de trabajo.

Sandra Cipolla, presidenta de SPI Astilleros

- ¿De qué forma sobrellevó la situación SPI Astilleros en particular?

- Para nuestra empresa ha sido un año en donde se unen una mezcla de sentimientos y resultados.  Este año, SPI Astilleros tuvo el privilegio de poder reparar “la Fragata A.R.A. Libertad , un emblema nacional que enorgulleció, no solo a nuestra empresa sino a nuestra ciudad; realmente un momento de suma satisfacción no solo por el logro de la reparación sino por su significancia plena para nuestra gente y la comunidad.

La Fragata Libertad en SPI

Más allá del impacto que la pandemia género en las ventas, la realidad es que fue un año exigente en el segmento de las reparaciones. Se hicieron maniobras de alta complejidad para poder dar respuesta a nuestros clientes, sostener la productividad fue un desafío, pero, aun así, nuestra empresa quería enviar un mensaje claro en términos de que SPI Astilleros estaba y está para poner su importante aporte al desarrollo productivo, al sostenimiento y la generación de empleo. Así fue que -acompañados por el sistema financiero - definimos realizar la inversión de la construcción de una draga de succión con el objetivo de abocar nuestros recursos a una inversión que agregara desarrollo tecnológico, dando solución a recurrentes problemáticas como lo son la falta de calados en los interiores de los puertos, tanto fluviales como marítimos.

Seguimos transcurriendo la pandemia entre la energía del trabajo, las inversiones y prepararnos para la salida de la pandemia en forma ordenada y articulada: capital, trabajo y Estado. Procedimos a la botadura de dos construcciones, los buques pesqueros Merluan y Barlovento: ambos fueron diseñados para la pesca de langostino y, si bien por la cuarentena no pudimos realizar la ceremonia de botadura de la forma tradicional, pudimos compartirlo en las redes sociales y poner en valor el trabajo realizado por nuestro equipo. Realmente toda nuestra gente puso lo que tenía que poner para lograr el éxito en estas construcciones simultáneas. 

- La industria pesquera se presenta entonces como una interesante oportunidad para la construcción naval.

- Efectivamente, y por ello, es importante analizar hacia dónde se desarrolla la pesca y cómo innovar y profesionalizarse para acompañar su crecimiento. Por ejemplo, dentro de las decisiones que el empresariado argentino ha tomado durante esta pandemia, SPI Astilleros - fruto de su esfuerzo y desarrollo a través de los años - logró sellar un acuerdo para la construcción de un buque de pesca que, entendemos, será uno de los mejores buques construidos en el país; contará con tecnología internacional y construcción nacional. Es un proyecto diseñado conjuntamente con el cliente, un proyecto que nos tiene extasiados por el desarrollo ingenieril, por poner de manifiesto las capacidades de la construcción nacional, por la potencial generación de producción y trabajo que este tipo de proyectos aporta a la industria y a la sociedad. Es una apuesta fuerte al País y su gente y ha sido posible por el compromiso de la firma Luis Solimeno e Hijos SA con nuestra industria, nuestra ciudad y el país. El proyecto que ya está en etapa de construcción, nos motivó y nos alentó.

- ¿Existe algún proyecto para ampliar la infraestructura existente en el astillero?

- Absolutamente. En SPI, estamos iniciando una importante inversión que realizaremos para ampliar nuestra capacidad instalada en la ciudad de Mar del Plata. Este proyecto, también, apunta a la integración, no sólo local sino también regional, y a la articulación con otros sectores productivos. Nos permitirá construir buques de mayor porte y trabajar en simultáneo en la reparación de ocho barcos.  

Proyecto de ampliación del astillero

- ¿Cómo observa las perspectivas para el año 2021 que se inicia?

- En esta etapa de la post pandemia, en la que todos debemos pensar cómo reactivar la producción y el trabajo, nosotros creemos que la industria naval puede aportar, no solo con el desarrollo propio a través de sus astilleros y talleres navales, sino también en la cadena de valor y el sistema regional con el que se maneja. Debemos, como decía, pensar la salida de la pandemia de forma ordenada a partir de una sinergia y un trabajo conjunto entre capital, trabajo y estado. En ese marco nos parece sumamente positivo y alentador el impulso por parte del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación del Consejo Social, Productivo y Sectorial de la Industria Naval en el cual estamos representados los distintos actores del sector. Por eso creemos que todos debemos poner en valor este espacio que deja de manifiesto el reconocimiento a la industria naval como un sector estratégico para nuestro país. 

Estamos convencidos que Argentina tiene un potencial enorme y, en ese contexto, reafirmamos el compromiso de nuestras empresas con el desarrollo productivo y la generación de fuentes de trabajo. En ese mismo camino, que comenzamos a transitar hace más de 40 años, es en el que nos va a encontrar el 2021.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios