Exportaciones: un derrumbe en el canal complica aún más la bajante histórica del Paraná

Las dragas trabajan contrarreloj en el kilómetro 390 de la vía navegable.  Varios buques cargados se encuentran demorados

La bajante histórica que afecta al río Paranza sigue generando complicaciones para los exportadores. A los escasos niveles de agua, se sumó ahora la caída de una porción del veril (pared del canal) del Río Paraná a la altura del kilómetro 390 en la zona de Arroyo Seco al sur de Rosario que produjo una pérdida adicional de más de 1,5 metros de profundidad.

Además de la profundización, se evalúan todas las alternativas, incluyendo la posibilidad de cambiar la traza navegable del canal en esa zona.

Este acontecimiento generado por causas naturales y que puede ocurrir con algún grado de frecuencia, provocó en esta ocasión, mayores preocupaciones y complicaciones, por el actual contexto.

A la brevedad concurrieron al lugar las dragas “Alvar Nuñez Cabeza de Vaca y “Manzanillo de la firma Jan de Nul con el objetivo de restablecer en el menor plazo posible las condiciones de navegabilidad del río en dicha zona.

 “Al norte del kilómetro 390, donde se produjo el derrumbe, están los muelles de Rosario y las terminales del complejo San Martín - San Lorenzo y Timbúes, de donde sale la mayor parte de la exportación agroindustrial de la Argentina. Varios buques se encuentran demorados por estar sobrecargados para transitar por esa zona. Se estima que a última hora se podría realizar un nuevo relevamiento que establezca la nueva profundidad , dijo a Transport & Cargo Gustavo Deleersnyder, capitán de ultramar y práctico del río Paraná.

Al momento ya se ha recuperado más de un metro de profundidad y la draga Manzanillo continúa trabajando intensamente en el lugar.

Desde Jan de Nul, empresa dragadora a cargo de las obras, aseguraron su compromiso, los mayores esfuerzos y toda la capacidad técnica, trabajando de manera continua las 24 horas para aliviar prontamente los efectos de este suceso.

“Seguiremos también, con nuestra tarea para seguir compensando la extraordinaria bajante del Río Paraná, que no registraba antecedentes similares desde hace más de 50 años , resaltó Jan de Nul en un comunicado.

A futuro el panorama no es alentador. En un encuentro online organizado por la Bolsa de Comercio de Rosario junto a especialistas del Instituto Nacional del Agua, se coincidió en que la situación puede agravarse en las próximas semanas.

Tags relacionados
Noticias del día