El Paraná se draga contrarreloj: una bajante inédita amenaza las exportaciones

Jan de Nul redobla su tarea en la hidrovía para compensar una bajante del rio que no registra antecedentes similares en los últimos 30 años

Se ha producido en las últimas semanas una extraordinaria bajante del río Paraná, de una magnitud tal, que no registra antecedentes similares en las últimas tres décadas.

Este fenómeno ha llevado a que en el Paraná inferior se produzca una pérdida de casi tres pies de profundidad en la hidrovía, con el consecuente impacto negativo en la actividad agroexportadora, generando pérdidas en la capacidad de carga de los buques y demoras y complicaciones en la navegación que se ve sensiblemente afectada en dichas condiciones.

La vía navegable se encuentra en la actualidad por debajo del 80% del caudal de agua previsto para cumplir con la profundidad de diseño de 34 pies (10,95 metros).

En este contexto Jan de Nul está realizando un esfuerzo adicional de sobre dragado para poder sumar dos pies de profundidad y de esa manera contribuir a paliar la actual situación de bajante extraordinaria. En esta tarea la compañía ha comprometido todos los recursos disponibles con el objetivo de contribuir a minimizar en el menor lapso de tiempo posible las consecuencias de este fenómeno.

Para tal fin 5 dragas de la compañía y todos sus profesionales y técnicos se encuentran abocados a la tarea las 24 horas del día, los siete días de la semana con el fin de poder contribuir con los productores y los exportadores a sostener su actividad en este difícil contexto.

No es esta la primera vez que Jan de Nul debe redoblar esfuerzos frente a la emergencia. Entre abril y mayo de 2016 realizó una inversión extra estimada en u$s 60 millones para contrarrestar las bajantes por los efectos del fenómeno El Niño. La flota normal de 6 dragas se vio por entonces reforzada por dos unidades adicionales de última tecnología y de tamaño nunca visto en Argentina. Jan de Nul movilizó la ultra moderna draga de succión en marcha “Pedro Álvares Cabral con capacidad de cántara de 14.000 m3 y la draga de corte y succión construida en 2011 “Niccolo Machiavelli , con una potencia total instalada de cerca de 25.000 kw. Sumadas estas dos dragas a la Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Niña, Vespucci, James Ensor, Sanderus y Capitán Núñez operó con un total de 8 equipos para mantener seguridad a la navegación y un servicio que garantizó el calado navegable de 34 pies que posibilitó una eficiente exportación de la cosecha de 2016.  

Jan de Nul, empresa familiar de origen belga, presente en más de 150 países. Líder mundial en obras de infraestructura marítima, dragado, ingeniería civil y medio ambiente. Cuenta con más de 7.000 empleados a nivel mundial. En la Argentina opera hace 25 años y emplea a 500 profesionales.