DECISIÓN ESTRATÉGICA DEL GIGANTE ASI TICO

Con más créditos chinos, el tren unirá los dos océanos

Proyectos en el país, Brasil y Bolivia buscan la vinculación del Atlántico y el Pacífico a través del riel.

Los chinos juegan fuerte en el Cono Sur. Con créditos puntuales están impulsando sólidos proyectos ferroviarios en la región. La decisión China tiene un valor estratégico. Con sus desembolsos, ellos financian su propia industria. Los yuanes llegan, pero solo para comprar vías y material rodante de origen chino.


El proceso de renovación de vías en el Ferrocarril Belgrano Cargas ya arrancó y, con ella, se acerca la posibilidad de unir el Atlántico y el Pacífico con un medio de transporte eficiente y competitivo. La obra a licitar está dividida en tres tramos, el primero de los cuales se extenderá de Buenos Aires a Rufino, Santa Fe (350 kilómetros de renovación y mejoramiento de vías).

El segundo tramo irá desde Rufino a Justo Daract, San Luis (230 kilómetros) y el tercero desde Justo Daract a Mendoza (390km).

También comenzó el operativo de descarga de rieles y fijaciones destinado a la renovación de las vías en el tramo Avía Terai- Puerto de Barranqueras, En total, serán 20.000 las toneladas de rieles que llegarán al puerto además de los durmientes que llegarán en barcazas y camiones. Tras la renovación del estratégico ramal C14, podrán correr formaciones desde el muelle de Barranqueras hasta el del puerto de Iquique, en Chile.

"Es anticipado decir que el ferrocarril bioceánico es inviable", dijo el ministro de Planificación de Brasil, Nelson Barbosa.

La obra está prevista en el plan de concesiones anunciado el 9 de junio por el Gobierno federal, con 3.500 kilómetros de longitud sólo en la sección brasileña, e inversiones necesarias previstas en u$s 10.500 millones. El ferrocarril, cuyo principal objetivo en el futuro es el flujo de la producción de granos de Brasil, a través del Pacífico para los mercados asiáticos, pasando a través de Perú, también será financiado por los chinos, en conjunto con el Banco Nacional Desarrollo Económico y Social (Bndes). En este caso, el gigante asiático se asegura además otra vía logística segura y económica para que la producción brasileña, llegue a sus puertos en condiciones competitivas. Se mitiga así una de las grandes falencias de la logística sudamericana, cual es el encarecimiento de los costos terrestres. Un flete de camión de Mendoza a Buenos Aires es más caro que el tramo marítimo de Buenos Aires a Rotterdam.

Nueva fase

Con una inversión estimada de u$s 60.000 millones en los próximos años, el Gobierno federal anunció la nueva fase del Programa de Inversión en Logística (PIL), que va a privatizar los aeropuertos, carreteras, ferrocarriles y puertos. De este total, u$s 20.000 millones serán invertidos entre 2015 y 2018, durante este segundo mandato de la presidenta Dilma Rousseff. En este escenario, los chinos tienen un importante rol a jugar.

También están previstas inversiones en el tramo comprendido entre Lucas do Rio Verde (MT) y Miritituba (PA) y la construcción de un ferrocarril entre Río de Janeiro y Vitória (ES). El paquete de inversiones es otro intento de modernizar parte de la infraestructura del país. Esta nueva versión del PIL es también la reacción de Rousseff a la caída de su popularidad provocada por la desaceleración de la economía y las denuncias de corrupción en Petrobras.

Metido en la discusión, Bolivia considera plantear a Brasil, Perú y China una traza alternativa de este tren bioceánico que pase por su territorio, como alternativa al proyecto binacional que anunciaron Lima y Brasilia, según informó el presidente Evo Morales.

"Este proyecto boliviano prácticamente nos integra y es el tramo más barato, más corto y sin problemas medioambientales. Entonces, es una alternativa; respetamos la decisión de Brasil con Perú y con China del otro trazo y veremos cuál priorizamos", declaró.

El presidente boliviano adelantó que se están realizando "buenas gestiones" ante China y que también se conversará con Brasil y Perú.

Evo Morales resaltó que con la propuesta boliviana no solo se beneficiarán Bolivia, Perú, Brasil, China y otros países asiáticos, sino también Paraguay, Uruguay y la Argentina, ya que estas naciones se unirán al corredor a través de la hidrovía Paraguay-Paraná.

Tags relacionados