Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Nativos sustentables: cómo piensa y consume la primera generación con conciencia ambiental

Quienes hoy tienen entre 15 y 30 años, nacieron con los dispositivos tecnológicos a su alcance y en una sociedad con problemas ambientales crecientes. Un estudio entre jóvenes de cinco países de Latinoamérica revela el ADN de la nueva generación verde.   

por  MARÍA GABRIELA ENSINCK

mensinck@cronista.com

0
Nativos sustentables: cómo piensa y consume la primera generación con conciencia ambiental

Así como se relacionan de forma natural con las tecnologías y no conciben su vida sin estar conectados, quienes hoy tienen entre 15 y 30 años son la primera generación con plena conciencia ambiental. Según un estudio de la consultora Trendsity en cinco países de América latina (Argentina, México, Chile, Perú y Colombia), “el 76% de los jóvenes cree que heredaron el problema de las generaciones anteriores, pero considera que son ellos quienes tienen la oportunidad histórica de generar un cambio positivo”.

El informe, basado en una encuesta de 1000 casos, traza una radiografía de los “nativos sustentables” y los describe como “hiperconectados, optimistas respecto de los cambios que pueden lograr para cuidar el planeta, partidarios del consumo responsable y colaborativo (intercambiar, comprar y vender objetos usados)”. Más de la mitad de los encuestados (56%) afirmó que está dispuesto a pagar más por productos y servicios eco-amigables, y el 51% dijo que prefiere trabajar en una empresa con compromiso ambiental y social, aunque le paguen menos.

“Estamos ante una generación que pasa más tiempo interactuando frente a la pantalla de sus dispositivos móviles (3 horas diarias, en promedio), que frente a la TV (2 horas diarias)”, comenta Mariela Mociulsky, fundadora de Trendsity. “Son jóvenes que nacieron bajo un paradigma de la hiperconexión y el cambio permanente, pero cuya educación formal no cambió mucho desde el siglo pasado. Los que aún están en el secundario es probable que se dediquen a profesiones que aún no fueron creadas”.

Como consumidores, son hipercríticos respecto de las empresas. “Tienen la facilidad de chequear el doble discurso de las marcas gracias a las nuevas tecnologías, y se sienten empoderados a la hora de desenmascarar falsas promesas ambientales”, apunta Ximena Díaz Alarcón, co-autora del informe. Un 80% afirma que las empresas son las primeras que deberían cambiar su forma de hacer negocios para cuidar el planeta. Y el 77% prefiere comprar usado o alquilar, en lugar de pagar más caro por un objeto nuevo. Un 66% compró y un 62% vendió algún objeto usado en Internet el último mes.

“El modelo Spotify y Netflix funciona muy bien para esta generación, que ya no acumula discos ni películas, sino que le gusta verlas y compartirlas online”, describe Mociulsky. “Vale más el acceso que la propiedad, lo que preocupa algunas industrias, como la automotriz, porque los jóvenes están optando por usar autos compartidos (autónomos, o al estilo “Uber”) y esto reduce sus ventas”, destaca.

El estudio permitió identificar cinco categorías de nativos sustentables: los “embajadores” (11%), son los más activos y comprometidos. Están muy informados, usan el transporte público o la bici, hacen huertas en sus casas y jamás comprarían algo de una empresa que contamina. Le siguen los nativos sustentables propiamente dichos (31%), son menos activistas pero se ocupan de ahorrar agua, luz, y separar la basura. Los followers (17%) creen que ser sustentable es cool, pero no son tan apasionados ni críticos. Aspiran a una vida slow y muchos de ellos son veganos. En tanto, los “Buenos Vecinos” (36%) se limitan a no derrochar agua, energía ni tirar papeles en la calle. Finalmente, los “distantes” (9%) creen que son las empresas y el gobierno los responsables de cuidar el ambiente. Comparada con otros países, la Argentina tiene una mayor proporción en estas dos últimas categorías. “El menor compromiso en lo ambiental pude tener que ver con que los temas ambientales comenzaron a tener trascendencia social mucho más recientemente que en otros países”, ensayan las autoras del estudio. 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar