Franja de Gaza

Escala el conflicto tras otra noche con lluvia de misiles entre Israel y Hamas

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que el grupo terrorista "será golpeado de una manera que no espera". Preocupación internacional. La ONU teme "una guerra a gran escala"

En las últimas horas se profundizó dramáticamente la escalada entre Israel y Hamas. El enfrentamiento ya acumula unos 50 palestinos muertos y 300 heridos, más cerca de una decena de israelíes fallecidos en apenas dos días.

Es el resultado provisorio de los crecientes ataques con cohetes del grupo terrorista islámico. El Ejército israelí asegura que, desde el lunes, se lanzaron más de 1050 misiles desde Gaza, muchos de los cuales fueron interceptados por la Cúpula de Hierro.

En tanto, la represalia aérea israelí ayer derribó dos edificios residenciales en la Franja de Gaza, donde unos 2 millones de palestinos viven bajo bloqueo israelí y egipcio desde que Hamas tomó el control de la región con salida al Mediterráneo en 2007.

Qué pasa entre Israel y Hamas: los tres motivos detrás de la escalada bélica en Medio Oriente

Fuentes oficiales aseguraron que en esos edificios, donde además de viviendas había tiendas y hasta un canal de televisión, "tendrían sus oficinas altos cargos de Hamas", como el jefe de inteligencia militar y el director de contrainteligencia del movimiento islamista.

El intercambio bélico se tradujo en una nueva noche de terror en varias ciudades de Israel, especialmente Tel Aviv. Hamas habría lanzado ayer al menos 100 cohetes tan sólo contra la capital comercial de ese país y sus suburbios, dejando entre 3 y 5 muertos según los primeros reportes.

En tanto, medios palestinos informaron que el Ministerio de Salud en Gaza registró 30 muertos desde el lunes por los bombardeos israelíes. En paralelo, estallaron multitudinarias protestas callejeras en las principales ciudades de mayoría palestina o con importante población palestina en Israel

Como consecuencia, se declaró el estado de emergencia en un intento por frenar las manifestaciones ante el fantasma de una nueva intifada.

Cúpula de Hierro: cómo es el escudo antimisiles que usa Israel para frenar los ataques de Hamas

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, fue tajante: "Desde el lunes, el ejército llevó a cabo centenares de ataques contra Hamas y la Yihad Islámica en Gaza. Y vamos a intensificar aún más la fuerza de nuestros ataques". Y advirtió que el movimiento islamista palestino "será golpeado de una manera que no se espera".

La respuesta, no tardó en llegar: "Si Israel quiere una escalada, estamos preparados. Y si quiere detenerse también estamos listos", amenazó el líder del movimiento islamista, Ismael Haniyeh. 

El fuego cruzado llegó luego de varios días de los peores enfrentamientos en Jerusalén entre palestinos y policías y colonos israelíes desde 2017, justo en coincidencia con el mes sagrado islámico de Ramadán, dedicado al ayuno y la oración.

Hamas exige que "las fuerzas de Israel se retiren de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén Este", escenario en los últimos días de enfrentamientos entre la policía local y palestinos que dejaron más de 1.000 heridos desde el viernes pasado en la antigua ciudadela amurallada que alberga algunos de los lugares más sagrados de las grandes religiones monoteístas: el islamismo, el judaísmo y el cristianismo.  

Tanto Egipto como Qatar están realizando mediaciones para frenar la escalada de violencia, que podría tener consecuencias expansivas en una región que es un polvorín.

Los 22 países de la Liga Árabe y los 57 de Organización para la Cooperación Islámica apuntaron contra Israel por esta escalada de violencia. En tanto, la ONU manifestó estar "profundamente preocupada" y su enviado para Medio Oriente, Tor Wennesland, advirtió: "Se encaminan hacia una guerra a gran escala".


Tags relacionados

Compartí tus comentarios