cómo cuidarse de los derrotistas