Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Uber y la pregunta del día después: ¿quién responde?

Las empresas del sector adelantaron que no cubrirían los daños ante un accidente de tránsito de los choferes de la plataforma. Históricamente, la compañía recibió demandas millonarias y cambió su política al respecto. Qué dice la ley.

Para trabajar en el país, Uber solicita a los choferes licencia de conducir, un vehículo modelo 2009 o más reciente y una cobertura de seguros tradicional, es decir, un "seguro de uso personal". Ahí comienzan los inconvenientes.
El propietario de un vehículo contrata una póliza convencional de uso personal, sensiblemente más económica que las pólizas para autos con actividad de taxis o remises, que pagan más, dado el riesgo de accidentes, robos y daños que resultan de andar más tiempo en las calles.
Algunas voces del sector asegurador prefirieron callar. Otras, en cambio, confirmaron a El Cronista que las empresas no planean tomar pólizas de seguros para el uso de choferes de Uber hasta que la compañía, valuada en u$s 62.500 millones, no regularice su situación legal para establecer actividades en el país.
Pero mientras se resuelve esta cuestión, los autos Uber continúan circulando por la ciudad. "Si se detecta un uso comercial o de remís, con una póliza convencional, la aseguradora podría rechazar el siniestro porque significa una agravación del riesgo", explica Sebastián Del Brutto, bróker y miembro de la comisión directiva de la Asociación Argentina de Productores Asesores de Seguros. Otra voz del mercado fue contundente: "Si estoy asegurado de manera particular y me pongo a trabajar para Uber, hay un agravamiento del riesgo y una suspensión automática de la cobertura. Y si contrato una nueva cobertura y no informo que estoy trabajando para Uber, se da un ocultamiento de información, que en el marco de la Ley de Seguros configura una reticencia y conlleva penalidades".

Antecedentes

En sus inicios, Uber eludió la responsabilidad civil que les correspondía en caso de accidentes, a punto tal de comunicar a los conductores que debían presentar reclamos ante sus aseguradoras antes de elevar la denuncia a la empresa. Pero esta práctica comenzó a cambiar luego de que compañías de seguros dejaran en claro que sus pólizas no cubrían accidentes con los transportados.
El caso más resonante fue iniciado por Syed Muzaffar, un chofer de Uber que atropelló en San Francisco a cuatro personas y provocó la muerte de Sofía Liu, una nena de seis años. El caso fue a juicio y la familia Liu recibió una indemnización de Uber, pese a que la firma quiso endilgar la culpa sobre el chofer.
Hoy las cosas cambiaron y, según Soledad Lago Rodríguez, vocera de Uber para el Cono Sur, la compañía "respalda en su totalidad" al chofer en caso de accidentes. "Ante cualquier eventualidad, tanto el pasajero como el conductor están protegidos por Uber con una póliza que entra en vigencia en caso de ser necesario", dice Lago Rodríguez. No obstante, una cobertura "para el caso necesario" no se ajusta a los requerimientos de la ley. Sí podría existir una cobertura de responsabilidad civil de Uber sobre sus choferes. ¿Qué pasa si la aseguradora o el transportado damnificado accionan sobre el chofer? Son preguntas sin respuesta en el actual estado de situación.
Desde el mercado proponen otra cosa. "Una vez que se declare legal la operatoria de Uber, podríamos comercializar coberturas de seguros para actividades comerciales de transporte de pasajeros a título oneroso", sugiere Del Brutto. "Mientras tanto, si el conductor de Uber no declara el uso comercial en su póliza, también podrá eximir al asegurador de darle cobertura ante un siniestro".
Para el abogado Waldo Sobrino la eximición del seguro no es fácil. Sobrino piensa que la no declaración del uso comercial no lleva directamente a un deslinde de responsabilidades de la aseguradora. "La firma tiene que comprobar que el chofer de Uber agravó el riesgo. No es lo mismo trabajar con Uber una hora que ocho horas diarias", evalúa.
Desde la perspectiva de un pasajero damnificado, Sobrino cree que pueden iniciarse acciones sobre el chofer, la aseguradora y Uber. "La ley 22.240 establece la responsabilidad de quien pone la marca en la cadena de comercialización. El que pone la marca asume la responsabilidad. Si el pasajero contrató un servicio de Uber, esta empresa gana plata, y donde está la ganancia, está el riesgo. Uber lucra y es responsable", aduce el letrado.
La recomendación para estos choferes es contratar una póliza con uso comercial, pese a que Uber no lo solicita. Del Brutto cree que la prima a cobrar "debería ser la misma tarifa que en el uso particular, contemplando una extra prima para el cliente por hacer uso del auto para Uber". De otro lado, la respuesta es distinta: "Nuestros socios saben que existe una empresa bien capitalizada que va a estar ahí ante cualquier situación", replica Lago Rodríguez. La llegada de Uber lleva al análisis de innovar en muchos rubros. Incluso en el asegurador.
Ezequiel M. Chabay