Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Seguros: 2016, un año sin sobresaltos

En un ejercicio económico dominado por la recesión y el cambio de Gobierno, las pólizas tuvieron un crecimiento nominal en pesos del 38%. Los CEOs coinciden en que la mejora del consumo y el empleo empujarán a los resultados de 2017.

Seguros: 2016, un año sin sobresaltos

Con las promesas de un segundo semestre que nunca alcanzaron a cumplirse y una economía a la que todavía le falta bastante para salir de la recesión, a la hora de los balances, el mercado asegurador salió bien parado. Según el último cierre estadístico de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN), entre enero y junio el sistema totalizó $365.422.530.716 en primas, casi un 38% más que en 2015.

Según las estadísticas de la SSN, de junio 2015 a junio 2016, hubo 37,64% más de primas (en términos nominales) que en el mismo período de los años anteriores. Restando las anulaciones, el mercado creció un 22,89%. En tren de comparaciones, la industria soltó (un poco) el acelerador: creció tres puntos menos que el año pasado.

Las cabezas de las principales compañías aseguran que la recesión de la economía y las expectativas alargadas del primer año de gestión de Mauricio Macri fueron los responsables de que las proyecciones no se dispararan. En una industria en la que sus principales indicadores están ligados a la actividad económica, las expectativas para 2017 son positivas.

"Este 2016 ha sido un año de transición en el que hubo avances relacionados con la corrección de problemas complejos a nivel económico, un mayor clima de diálogo y previsibilidad, pero aún es un periodo demasiado corto de tiempo para un análisis definitivo; todavía a nuestro país le quedan por resolver cuestiones estructurales y eso recién se verá en el mediano o largo plazo", asegura Alejandro Simón, CEO del Grupo Sancor Seguros.
Claudio Borsa, vicepresidente de Banco Patagonia, coincide en que 2016 hubo que renovar esfuerzos: "Fue un año muy desafiante. Pusimos nuestro foco en el crecimiento de las carteras de productos, mejorando las sumas aseguradas para acompañar a los clientes en sus diferentes necesidades de cobertura". El directivo asegura que el año que se despide el área de seguros de la entidad bancaria creció.

"Crecimos más del 80% respecto de 2015 en productos de Vida. Y en productos robo (ATM y Bolso) y en Hogar, los valores superaron el 60% crecimiento. Estos productos se incrementaron fuertemente con la mejora de las sumas aseguradas y los servicios incluidos, los cuáles apuntaron a brindar a los clientes soluciones que se adapten al contexto social y económico; y a la conciencia de cómo afrontar los imprevistos. Asimismo, hicimos foco en fomentar los productos asociados a microempresas y pymes para acompañar al segmento en sus necesidades particulares".

Aumento de precios

El aumento generalizado de precios fue uno de los índices de la economía local que más afectó a la industria del seguro. La inflación "ha ocasionado ciertos momentos de contracción. El proceso inflacionario trae como consecuencia la desactualización de las sumas aseguradas en contratos que, al emitirse, no tuvieron la posibilidad de fijar ajustes periódicos. Y esto, sin duda, genera una ralentización en la evolución del mercado", diagnostica María Luz Gómez, gerente Comercial del Instituto Asegurador Mercantil.
Por su parte, Nora Vignolo, directora de Administración y Finanzas de QBE, asegura que 2016 fue un buen año.

"En el ejercicio cerrado en junio mantuvimos el liderazgo en algunos ramos, como Transporte, y crecimos muy fuerte en los negocios corporativos. En línea con nuestra estrategia de crecimiento rentable, tuvimos un muy buen resultado técnico, una pérdida del 0,6% de las primas netas devengadas, significativamente mejor que el resultado técnico del mercado que ascendió al -11% de las primas netas devengadas", explica.

El año que cierra vio desacelerarse y, en casos particulares, caer algunas de las variables de la economía que funcionan como motores de la industria aseguradora. La industria automotriz fue una de las primeras afectadas: hasta el mes pasado las terminales argentinas llevaban fabricado un 14% menos de autos que en 2015.

Los números de los patentamientos, en cambio, se estancaron pero no cayeron: en el mismo período se habían hecho los papeles de 650.000 unidades: la misma cantidad que en 2015.

Las primas de automotores totalizaron la suma $ 131.309.325.357 en el primer semestre del año y crecieron un 35,97% en el período junio 2015-2016. La baja en el nivel de actividad obligó a las compañías a salir a competir fuerte en precios y beneficios. Las más fuertes se llevaron la mejor parte. "A pesar de que el nivel de actividad en la industria automotriz tuvo una desaceleración, en el Grupo Sancor hemos tenido un buen desempeño en automotores, en donde, logramos incrementar la cartera de vehículos asegurados gracias a diferentes acciones comerciales", afirma Simón.

El CEO asegura que el grupo también creció en el rubro de riesgos del trabajo: "En este segmento, continuamos a la cabeza del ranking con cerca del 20% de la participación de mercado y 30.000 empresas aseguradas al 31 de octubre". El rubro es otro de los que más primas asegura a la industria. De enero a junio, totalizó $ 105.596.567.650. En 12 meses, creció un 37,29%. Su evolución, sin embargo, está estrechamente ligada al nivel de empleo formal, otro de los indicadores en rojo de la economía. En el segundo semestre, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el desempleo creció un 9,3%.

Riesgos de trabajo

El segmento ART siguió la tendencia concentradora de los últimos dos años. "Para nosotros fue un año muy importante en términos de consolidación. Logramos fusionar las carteras, los recursos humanos y los sistemas de la ex Caja ART y de QBE ART", dice Roy Humphreys, CEO de Experta ART. La compañía compró la cartera de riesgos del trabajo de QBE en agosto de 2015. La operación significó un aumento el 45% en su operatoria y la posicionó en el tercer lugar del ránking en cantidad de trabajadores cubiertos.

Para 2017 piensan transitar un camino similar. "Hoy, tenemos 140.000 clientes y cubrimos a cerca de 1 millón de trabajadores. A junio de 2017, pensamos llegar a una facturación de $ 9.600 millones", proyecta Humphreys.

La compañía del Grupo Werthein ya está cerrando la compra de Caminos Protegidos, la aseguradora del Sindicato de Camioneros. La fusión les permitirá poner un pie en el mercado pyme, el primer target en activarse en cuanto la economía mejora. "Es una ART que tiene 130.000 trabajadores cubiertos y que nos va a permitir diversificar nuestra cartera, hoy en día concentrada en empresas medianas y grandes".

Con 2 millones de trabajadores y 83.000 empresas cubiertas, Provincia ART ocupa el primer lugar en volumen en Provincia de Buenos Aires, CABA, Mendoza y Tierra del Fuego. Este año apostó a la fidelización y la calidad de atención. Myriam Clerici, presidente de la compañía, aclara que ese será el camino de 2017. "Nuestra estrategia comercial se basará en 3 pilares: el foco en la calidad de servicios, la fidelización de nuestra fuerza de ventas y la profundización de nuestro carácter federal. Actualmente estamos trabajando muy fuerte en la calidad de atención. Entre otras cosas, introdujimos nuevas mejoras en nuestro servicio web, tanto para clientes, como para los productores y los médicos laborales", explica la ejecutiva.

Con el foco en las personas

Los seguros personales cerraron la primera mitad del año con $67.927.327.835 en primas y un crecimiento anual de 39,94%. Mauricio Zanatta, presidente de la Asociación de Aseguradores de Vida y Retiro (AVIRA), afirma que el balance fue positivo para el sector. "La producción julio 2015/ junio 2016 superó los 33.500 millones de pesos, un 28.69% más que en el período anterior. Confiamos en que esta tendencia se mantenga en el tiempo".

Zanatta, además, es CEO de Prudential. Para su compañía, 2016 fue un año de reacomodamiento. "Hemos recibido una inversión de u$s 26,7 millones por parte de nuestro accionista, lo que demuestra su confianza en la filial local y en los tiempos que se avecinan para nuestro país. A pesar de estar inmersos en un contexto complicado, nuestros principales indicadores permanecieron estables y se constituyen como una buena base para aprovechar el crecimiento proyectado para el año que comienza".

La diversificación fue la estrategia de la compañía para 2016 y continuará en 2017. "Incursionamos en el segmento de Accidentes Personales. Estamos previendo la incorporación de una nueva camada de gerentes de ventas para ampliar nuestra presencia comercial en Buenos Aires y analizando incursionar en otras áreas de la industria del seguro personal".

Fabián Hilsenrat, gerente Técnico y de Producto de Binaria Seguros de Vida, coincide en el crecimiento del segmento: "En el ejercicio 2015-2016 incrementamos un 66% nuestra facturación en el seguro de vida individual y un 46% la del seguro de vida colectivo. Estos resultados son la consecuencia de un esquema de difusión que hace hincapié en la generación de un vínculo de confianza con el cliente".

A la espera de la reactivación

Las expectativas para 2017 están ligadas al progreso de la economía. "Los rubros ligados a la actividad de la construcción y al consumo masivo son los que vemos con mayor crecimiento en 2017. Productos como Combinado Familiar, Integral de Comercio, Robo en Cajeros y la amplia gama de productos de riesgos varios, como ser: Bolso Protegido, Celular Protegido, Notebook Protegida, Protección de Portátiles y Compra protegida, por citar algunos. A un bajo costo, sobre todo en el caso de riesgos varios, la población empieza a tomar conciencia sobre la conveniencia de tener asegurados aquellos bienes que le resultan cada día más imprescindibles para la vida diaria", apuesta Gastón Schisano, gerente general de BBVA Seguros.

De aquí a 2019 tiene previsto incursionar en los seguros de vida con componente de ahorro. "Con la reactivación de la economía, el empleo y el poder adquisitivo, buena parte de la población, aunque de manera lenta, empezará a pensar en la conveniencia de disponer de recursos económicos adicionales a la jubilación, para cuando llegue el momento de retirarse. Existe una mayor conciencia aseguradora entre el segmento medio y medio alto de la población. Aún resta mucho pero se ha mejorado en los últimos años", define Schisano.

La mayoría de las compañías ya está preparando productos pensando en una recuperación económica que estiman llegará en la segunda mitad de 2017. "Desde Sancor hemos trabajado en el desarrollo de nuevos productos de Seguros de Personas, que lanzaremos en el transcurso del próximo año, y de Grandes Riesgos, concretamente un seguro de caución por daño ambiental de incidencia colectiva que pronto presentaremos al mercado. En este ejercicio apostamos con mucha fuerza al crecimiento en el segmento de pólizas personales, poniendo el foco en coberturas de Vida con Ahorro, Vida Colectivo, Salud y Accidentes Personales; y en Patrimoniales, sobre coberturas de Automotores, Hogar y Riesgos Técnicos", adelanta Simón.

Siguiendo una tendencia de consumo que les dio buenos resultados, Banco Patagonia profundizará los seguros cotidianos. "A través de Sura Seguros lanzamos exitosamente el Seguro Integral para Mascotas. Para 2017 estamos trabajando en acompañar el crecimiento de las necesidades asociadas a los riesgos tecnológicos orientando los esfuerzos a soluciones innovadoras y simples, desarrollando nuevos productos y canales, y mejorando de manera continua nuestros productos tradicionales", explica Borsa.

Todos apuestan a que la mejora en las señales macroeconómicas se vuelque a las pólizas. "En la medida que se observen procesos de cambio y crecimiento en la economía: una baja en la inflación, el aumento del consumo por el pago a los jubilados y un repunte de la inversión en el sector agropecuario y la obra pública, estimamos que serán los motores del negocio", resume Gómez. Vignolo coincide: "Las expectativas de ingreso de nuevas inversiones y del desarrollo de los planes anunciados de inversión en infraestructura, son claramente los drivers que se espera que generen un crecimiento en el nivel de actividad".