Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Qué significa ser digital

Cerca del 75% de las compañías aseguradoras de América latina prioriza digitalizar procesos y dotarlos de automatización.

Una investigación de Celent acerca de las prioridades, retos e inversión en aseguradoras en América latina identifica seis modelos que las aseguradoras utilizan para aumentar su conocimiento sobre nuevos productos y mejorar su innovación: incubadoras, aceleradoras, inversiones parciales en nuevos emprendimientos fintech, compra de nuevos emprendimientos fintech, laboratorios de innovación y centros de excelencia. Las aseguradoras tratan de desarrollar soluciones para la era digital.
En EE.UU., siete aseguradores de Iowa crearon el Global Insurance Accelerator; AXA creó AXA Seed Factory para detectar e invertir en etapas tempranas; y American Family, Transamerica, MassMutual y XL crearon fondos para invertir capital de riesgo.
En América latina, la innovación no recibe un presupuesto tan grande, aunque las aseguradoras mejoran año tras año. En materia digital, en 2014, el 80% de las aseguradoras de la región estaban por comenzar, iban en proceso o habían terminado sus inversiones en temas vinculados a lo digital. En 2015, era de 85%; y este año es de 93%. Pero, sus prioridades están más posicionadas en temas relacionados con un nivel de digitalización básico. En 2016, cerca de 75% prioriza digitalizar procesos y dotarlos de automatización aunque muy relacionado al casi 70% que prioriza trabajar en ventas y servicios en línea.
Son pocas las aseguradoras que ofrecen la compra de un seguro online; y los comparadores de precios en muchos casos no permiten completar la transacción digitalmente. La industria aseguradora en la región aún tiene un largo camino. Tecnologías emergentes que ya están en experimentación y utilización entre aseguradores de otras regiones, como inteligencia artificial y lenguaje natural, se reconocen como de alta prioridad en menos del 10% de las aseguradoras en América latina. En EE.UU. implementaron soluciones alrededor de esta tecnología. En áreas como gestión de inversiones, la utilización de asesores virtuales comienza a ser una práctica cada vez más habitual para expandir los servicios hacia segmentos de clientes con menor capacidad de inversión pero que pueden ser rentables con este tipo de automatización y servicio digital.
En Celent vemos cinco niveles de digitalización, de no digital a digital extremo. La industria aseguradora en América latina está en el nivel básico, con algunas aseguradoras que tienen iniciativas en el nivel avanzado. Las aseguradoras pueden estar llevando adelante acciones que las posicionan en un nivel y otras acciones que las recolocan en otro. Si bien en el mundo hay experiencias de digital extremo (el programa de seguros KilimoSalama en Kenia y AirCover de BerkshireHathaway en EE.UU.), en la región es casi inexistente.
Tal vez el mejor ejemplo en la región sea BIMA, que trabaja con operadores móviles y ofrece seguros de vida, accidentes y hospitalización bajo su marca. Los microseguros son tierra fértil para lo digital extremo. Las empresas nativas digitales se enfocan en conocer a su cliente y en brindarle una experiencia única. Procesos ágiles, simples y por lo general a un mejor precio aprovechando las tecnologías disponibles, y abiertas a la innovación. Es de esperar que el mercado vaya evolucionando a niveles de lo digital más avanzado y extremo en la medida en que aparezcan nuevos modelos de servicio, como Wesura, Wibe o Bimay Caixa, en Brasil; nuevos productos del tipo basado en uso, como los casos de Porto Seguro y Suramericana; nuevas necesidades de integración y un movimiento hacia ecosistemas más abiertos, fomentado por nuevos jugadores digitales, como los comparadores online y los que operan en IoT.