U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Qué es el fin de la neutralidad de la red para IoT

Qué implica para los seguros la derogación de las regulaciones que habían sido aprobadas en 2015.

Qué es el fin de la neutralidad de la red para IoT

A mediados de diciembre de 2017, la Comisión Federal de Comunicaciones en los Estados Unidos (FCC) derogó sus regulaciones de neutralidad de la red, aprobadas por el gobierno de Barack Obama en 2015. La FCC es una comisión independiente del gobierno de los Estados Unidos, encargada de regular la industria de las telecomunicaciones que, finalmente, accedió a clasificar el acceso a la red como un "bien público".

Hasta ahora, estaba considerado un servicio de información, por lo que el organismo carecía de competencia para obligar a las compañías a tratar cada una de las conexiones de los ciudadanos con el mismo principio de igualdad que rige las llamadas de teléfono, para las que no se puede ofrecer un trato prioritario.

Esta nueva clasificación de las conexiones a Internet supone que ningún usuario ni empresa podrá pagar ni cobrar para recibir un trato prioritario. Internet de dos velocidades, tal como se había calificado esta posibilidad, se eliminó. Las opiniones son diversas.

"Sobre esta medida, algunos dicen que es terrible para la tecnología y para la nación en general, o exactamente lo opuesto", señaló Donald Light, Research Director para San Francisco en Celent.

El directivo se pregunta cómo puede afectar a los seguros. Básicamente, las implicancias serán para Internet de las Cosas (IoT). "Los proveedores de Internet pueden usar su poder de fijación de precios y su capacidad de transmitir cierto contenido más lentamente. Pero hacerlo podría poner en desventaja los flujos de datos de los dispositivos IoT y, en consecuencia, las personas (como los titulares de pólizas) y las organizaciones (como las aseguradoras) que desean crear ideas y acciones a partir de esos datos".

El valor de los datos

Hay que dividir los dispositivos de IoT (y las organizaciones que crean información a partir de los datos de IoT) en dos grupos.

El primer grupo consiste en dispositivos diseñados para proteger la seguridad y el bienestar de las personas y la propiedad.

El segundo tiene todos los demás dispositivos (por ejemplo, sistemas HVAC en edificios).

"Los proveedores de Internet no son tan tontos - o tan despreocupados con las demandas y la mala publicidad- como para ralentizar la información del primer grupo. Los proveedores de Internet pueden no aceptar los precios de algunos o muchos de los dispositivos de IoT en el segundo grupo, porque, ellos pueden", aseguró el directivo de Celent.

En realidad, el valor de los datos de HVAC para el propietario de un edificio o su asegurador puede o no ser suficiente para pagar el rápido seguimiento de esos datos.

"En mi humilde opinión, está bien para la tecnología y la sociedad", sostuvo Light .