Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los reaseguros saltaron la grieta

La semana pasada, la SSN publicó una resolución que permite a las compañías de seguros que operan en el país contratar directamente a las aseguradoras transnacionales hasta completar el 50% de sus primas. 

Los reaseguros saltaron la grieta

La Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) acaba de abrir la puerta a las reaseguradoras extranjeras. Recientemente, publicó la Resolución 40.422, que permite a las compañías de seguro que operan en el país ceder el 50% de sus riesgos a las RE transnacionales admitidas. El porcentaje irá aumentando gradualmente hasta llegar al 75% en tres años.

Con la nueva norma barre casi por completo con la polémica Resolución 35.615 uno de los vestigios de la Administración K que todavía quedaban en la SSN. La Resolución de Bontempo había restringido, a partir de septiembre de 2011, la operatoria de las reaseguradoras transnacionales. Su texto obligaba a las aseguradoras autorizadas a operar en la Argentina a ceder sus riesgos a compañías nacionales y establecía un listado de RE extranjeras admitidas, que no podían operar en forma directa con las aseguradoras. Las RE visitantes sólo estaban autorizadas a tomar riesgos de las RE locales. El mapa de las RE cambió drásticamente. Las internacionales que ya operaban debieron asociarse a compañías locales. Y las RE nacionales que surgieron terminaron, en la práctica, cediendo parte de los riesgos tomados a las admitidas.

Ahora, la Resolución 40.422 les permite a las aseguradoras realizar operaciones de reaseguro pasivo con RE admitidas hasta un máximo del 50% de sus primas cedidas por contrato, a partir del 1 de julio. El porcentaje se incrementará al 60% en julio de 2018 y al 75%, en 2019.

"Nosotros nos opusimos firmemente a la Resolución de 2011", afirma Francisco Astelarra, presidente de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS). En el momento en que se dictó la 40.163, la entidad presentó un recurso administrativo que fue rechazado," primero por la SSN y después por el Ministerio de Economía.

"El reaseguro es, en todas partes del mundo, una actividad global. Sus principios básicos son la solvencia y el apoyo financiero y la Resolución de 2011 iba en contra de ellos. Por eso creemos que vamos en el camino correcto. Las aseguradoras tienen que tener la libertad de contratar sus reaseguros con quien ellas elijan, sean operadores locales o transnacionales" insiste Astelarra.

La SSN ya había abierto un poquito la puerta en noviembre con la Resolución 40.163, una de las últimas firmadas por Edgardo Podjarny. La norma permitía reasegurarse de manera directa con admitidas durante este año, pero sólo en el 10% de sus riesgos. La porción podía subir al 80%, recién en 2024. La Resolución de Juan Pazo acelera drásticamente los plazos.

"Creemos que vamos en el camino correcto. Nosotros estamos a favor de que las RE extranjeras puedan operar libremente, sin perjuicio de que exista un sistema de reaseguro de capitales locales fuerte. Pero en determinados riesgos de alto costo, como los agropecuarios, aeronáuticos o de energía, la solvencia es un requisito que muchas veces viene de la mano de la globalización", resalta Astelarra.

Un operador con décadas de trayectoria en el mercado asegurador lo grafica con el riego agrario. "Habitualmente las compañías ceden más del 80% de sus pólizas a RE especializadas en el sector. En general son empresas transnacionales que reaseguran riesgos en distintas latitudes. Si sucede un evento climático pueden perder hoy en Argentina, pero compensan con sus pólizas de EE.UU., Asia o Europa. Si tuvieran todos su operaciones colocadas en una sola plaza, una inundación puede llevarlas a la quiebra en dos meses", afirma.

Nuevo marco

Para Laura Santanatoglia, socia del estudio jurídico Allende & Brea, la Resolución 35.615 no fue efectiva. "Se buscó favorecer el mercado local sin tener en cuenta la naturaleza transnacional de la actividad reaseguradora. En consecuencia, y sin perjuicio que el mercado reasegurador argentino se adaptó a ese nuevo marco regulatorio, el objetivo de favorecer al desarrollo de un mercado local sólido y autónomo no se alcanzó. Esto principalmente por no contar, salvo excepciones, con actores con gran capacidad de retención local y por no tener en consideración la naturaleza internacional de la actividad aseguradora, la que se basa en la diversificación de riesgos mediante la cesión de primas a operadores distribuidos por todo el mundo", afirma.

Javier Bortino, jefe de Suscripción y Siniestros de Federación Patronal Reaseguros, uno de los grandes operadores locales, afirma que el mercado de reaseguros local se consolidó a partir de 2011. "El sistema ha logrado la solidez necesaria para atender las necesidades de reaseguro de nuestros clientes con suficiencia", afirma Bortino. Su compañía es fuerte en contratos automáticos y facultativos en ramos de Incendio y riesgos aliados, Automotores, Seguro Técnico, Responsabilidad Civil, Caución, Granizo y riesgos forestales y Transporte de mercaderías.

"Como en el resto de los sectores de la economía, uno de los temas más complejos que afecta nuestra actividad es la inflación y su impacto sobre los costos que en nuestro caso se traducen en mayor siniestralidad a que debemos hacer frente y en la mayoría de los casos no es posible acompañarlo con incrementos en las primas. Por ello, aunque a priori parecieran insuficientes los esfuerzos que realiza el Gobierno para controlar la inflación, es importante la lucha que ha emprendido con este flagelo. Es una buena oportunidad para revisar el esquema impositivo que las reaseguradoras locales debemos soportar por no encontrarnos exceptuadas del régimen de retención y percepción del impuesto al valor agregado como los demás actores del mercado de seguros", plantea Bortino.

Santanatoglia considera positivo el cambio de rumbo de la SSN. "El dictado de la Resolución 40.163 y -ahora-- de la 40.422 es una clara demostración de la búsqueda de la apertura gradual del mercado de reaseguro".

Para muchos la normativa de 2011 generó un mercado de reaseguros ficticio.

Según algunas estimaciones, la intermediación de los últimos años en los que una RE local terminaba colocando riesgos en una RE admitida, supuso un incremento de entre un 10% y un 20% de los contratos. Al final de la cadena el pase de manos se tradujo en pólizas más caras para los asegurados y una baja en la conciencia aseguradora. La irrupción de los contratos directos con RE internacionales debería acomodar el mercado.

La actividad se estaba acomodando a la normativa de noviembre sin que los cambios resultaran demasiado visibles. Los nuevos porcentajes de cesión de riesgo supondrán un nuevo escenario. Pero hay otro punto de las nuevas resoluciones amenaza con patear el tablero de las RE nacionales.

La Resolución 40.422 sube de $ 30 millones a $ 350 millones la requisitoria de capital mínimo de las RE, que deberá acreditarse a diciembre de 2019.

A fin de que las locales logren adecuarse a la nueva requisitoria, la SSN establece un régimen gradual con aportes de $ 60 millones a marzo de este año; de $ 130 millones a diciembre; de $ 250 millones a fin del año que viene y de $ 350 millones a 2019. Diego Nemirovsky, vicepresidente y Senior Credit Officer de la calificadora de riesgo Moody's, augura un futuro con varias fusiones. "Las RE locales van a tener que repensar el negocio y sus estrategias. Y habrá que ver para cuáles es rentable recapitalizarse y, en base a ellos que operadores quedan finalmente y cuáles se retiran".

El analista cree que el cambio es positivo: "va a tornar más rentable y más sólido el mercado de reaseguros, que es un negocio claramente transnacional. Básicamente debido a la necesidad que tiene las RE de compensar riesgos en varios países", afirma.

Santanatoglia coincide: "sin lugar a dudas, el reaseguro es un negocio transnacional, dinámico, informal y basado en la confianza entre los profesionales intervinientes (asegurador y reasegurador). La regulación de esta manera comienza a acompañar el desenvolvimiento de esa actividad, teniendo encuentra sus características propias".

Mientras el mercado se reacomoda, los principales operadores esperan que las señales macroeconómicas le den luz verde a la actividad. "En la medida que el resto de los sectores de la economía mejore, traduciendo esta mejora en inversión de las empresas y mejoras salariales para los trabajadores, nuestro sector se beneficiará por el incremento en la demanda de coberturas. Consideramos que existe una moderada expectativa de crecimiento por el proceso de reactivación de la economía y con ello el incremento de negocios que puede representar para nuestro mercado la mayor demanda de coberturas para grandes riesgos u obras de infraestructura", explica Bortino.

Los seguros siguen la curva de la economía. El reaseguro, al igual que el seguro, crece al mismo ritmo al que lo hace la economía. El crecimiento de la economía implicará también un crecimiento del reaseguro.

El tiempo tendrá la última palabra.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar