Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Las coberturas para inundaciones, un ramo que suma potencial en la industria local

Uno de cada tres argentinos reside en áreas expuestas a este fenómeno, de acuerdo con un informe privado. Sin embargo, los seguros contra este tipo de incidentes son casi inexistentes en el país, aunque empiezan a aparecer señales de cambio.

Desde 1980, las inundaciones han causado pérdidas equivalentes a u$s 22.500 millones en la Argentina y, en la actualidad, uno de cada tres argentinos reside en áreas expuestas a este fenómeno, de acuerdo con un informe elaborado por la firma Swiss Re. A pesar de esto, la cobertura para inundación es casi inexistente en el país, aunque empiezan a aparecer algunas señales de cambio que prometen oportunidades de negocios.

Según la reaseguradora suiza, las inundaciones son la catástrofe natural más costosa que afecta al país, dado que la economía argentina podría perder cada año alrededor del 0,15% del PBI por eventos relacionados con inundaciones, es decir, unos u$s 700 millones. Con aproximadamente u$s 235 millones, la región del Gran Buenos Aires acarrea con casi el 35% de esta pérdida anual esperada.

Cambio climático

Por otra parte, este escenario se agrava con pronósticos que auguran una recurrencia cada vez mayor de este tipo de eventos. "De cara al futuro, es de esperar que el impacto de las inundaciones en la estructura social y económica de Argentina se agrave. El crecimiento poblacional, la urbanización, el crecimiento económico y el cambio climático son los principales disparadores del aumento de la exposición al riesgo de inundación", asegura el documento.

El informe revela que en los últimos 50 años, 75 grandes inundaciones fueron reportadas en el país, afectando a 13 millones de personas y causando más de 500 decesos. "Ajustado al crecimiento del PBI argentino, estos eventos hubieran causado hoy pérdidas acumuladas por u$s 43.500 millones", detalla.

"En términos absolutos, otros países también tienen inundaciones, claro, pero en la Argentina hay muchas más", explica Jens Mehlhorn, head de Underwriting Latin America de Swiss Re en diálogo telefónico con Seguros. "Además, a diferencia de otros países, aquí no existen seguros para dueños de pequeños comercios ni cobertura de seguro para dueños de casas en la materia", añade.

El documento advierte sobre la muy baja penetración del seguro en el sector no vida en la Argentina, ya que solo entre el 15% y el 30% de los hogares están cubiertos por algún tipo de póliza de seguro de daños a la propiedad. En ese marco, el informe destaca que la cobertura por inundación es muy baja o directamente inexistente, a excepción del sector automotor y las grandes corporaciones.

Las causas de este escenario son múltiples. Desde el lado de los oferentes, una encuesta que Swiss Re realizó a 30 compañías de seguro, reaseguro y brokers del país revela que más del 75% consideran que carecen de acceso a herramientas para tarificar adecuadamente los riesgos relacionados a catástrofes naturales. Por otra parte, el 60% de los encuestados considera que los argentinos tienen un bajo grado de conciencia de los riesgos relacionados con las inundaciones, lo que hace difícil predecir un crecimiento de la demanda de este tipo de seguros, a la vez que aumenta el riesgo de selección adversa.

En respuesta al primer motivo esgrimido, Melhorn asegura que "si bien la modelación del riesgo de inundación es un tema complejo, ahora hay avances tecnológicos que permiten estimar bien la prima para que sea sostenible". Para el especialista, técnicamente ya es posible ofrecer este tipo de seguros, algo que se puede implementar en un plazo de 6 a 12 meses en el mercado argentino.

Respecto a las percepciones sobre la demanda, las encuestas de Swiss Re revelan una situación curiosa, que bautizaron como "brecha de percepción", en la cual si bien las pequeñas y medianas empresas son conscientes del peligro que implican las inundaciones, no buscan activamente cobertura. "Cuando preguntamos por qué, dijeron que ahora piensan que las inversiones hechas por el Gobierno en la materia son suficientes y que no les va a pasar otra vez", explica Mehlhorn.

De 70 pymes relevadas, 18 revelaron haber sido afectadas por inundaciones al menos en una ocasión y todas expresaron que tuvieron que recurrir a recursos financieros propios para costear las pérdidas. Sin embargo, hay indicadores de cambio: a la hora de responder por un método preferido para hacer frente a esto, la mitad de los entrevistados mencionó el seguro privado. "Este resultado indica que se percibe la necesidad de una cobertura de seguro, necesidad que actualmente no es atendida por el mercado", se lee en el informe, que añade que la creación de un mercado de seguro de inundación en el ámbito privado es hoy una oportunidad sostenible.

En base a los resultados de la encuesta, Mehlhorn aseguró: "Hay que publicitar la oferta. Si empiezan a ver que existe el seguro lo van a comprar, porque en las encuestas todos nos dijeron que consideraban al seguro pero que como éste no existe. Una vez que exista la oferta, seguramente se interesarán".
 

Nadia Nasanovsky