Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La incógnita detrás de las inundaciones

Si bien existen coberturas para siniestros como los ocurridos recientemente en el Litoral, la falta de infraestructura para evitar el exceso hídrico hace más compleja la posibilidad de contar con una póliza idónea.

La incógnita detrás de las inundaciones

Las medidas tomadas por el Gobierno, como la liberación del cepo cambiario, la quita de las retenciones a los cereales y el fin de las trabas a las importaciones incentivaron el desarrollo de la actividad agropecuaria. Sin embargo, los daños por las lluvias del primer cuatrimestre -sobre todo en abril- en el Litoral hicieron que el año no comenzara con los resultados esperados. Mientras tanto, los productores esperan créditos para volver a sembrar, junto con la promesa de obras para mejorar el drenaje en la zona.

De acuerdo con los datos de la Oficina de Riesgo Agropecuario del Ministerio de Agroindustria de la Nación, el mercado de seguros cuenta con una amplia gama de productos para las distintas características de cada cultivo, tipo de productor y zona. Las coberturas básicas para las producciones extensivas son granizo tradicional, granizo y adicionales y multirriesgo, que representan la mayor parte del volumen total de las primas que se comercializan en el sector. Sin embargo, por ser zonas de alta probabilidad de sufrir inundaciones, son pocas las compañías de seguros que aseguran los cultivos en el Litoral.

La cobertura clásica de granizo es una de las opciones más contratadas por los productores agropecuarios: asegura daños o pérdidas de la cosecha a consecuencia del granizo hasta el capital total asegurado, siempre que las plantas estén arraigadas al suelo. La resiembra también está cubierta hasta un 20% o 40% de la suma asegurada de la superficie afectada cuando algún riesgo cubierto se presenta en las primeras etapas de cultivo y se comprueba que se provocó una reducción en su desempeño.

El porcentaje que se cubre en estos casos depende de las particularidades de cada compañía. Una aclaración importante: luego de indemnizada la resiembra, el asegurador responderá en el futuro por el remanente de suma asegurada, a menos que el tomador de la póliza solicite por escrito la restitución de la suma original, con el nuevo monto de la prima resultante.

Por otra parte, la cobertura de granizo más adicionales es una opción para que el productor complemente la básica con el pago de una sobreprima sobre la póliza tradicional. Esta cobertura asegura los daños en cantidad causados al cultivo estando en pie por la caída en el área sembrada de lluvias de una intensidad que produzca el vuelco irreversible de las plantas y/o que la saturación de agua en el suelo provoque clorosis de la planta con una merma en el rendimiento, tal como explica la entidad dependiente del Ministerio de Agroindustria Nacional.

Sin embargo, los adicionales no siempre están disponibles en todas las regiones del país, ya que en las zonas con alta probabilidad de inundaciones casi ninguna firma ofrece el producto. Un dato a tener en cuenta es que, según la Oficina de Riesgo Agropecuario, la mayoría de las compañías que ofrecen este producto condicionan la indemnización a que el rendimiento real -como consecuencia de las causas apuntadas- se ubique por debajo del 50% (dependiendo de cada firma) del promedio registrado en los últimos cinco años en el departamento donde se encuentra el lote asegurado, ya que se toma como rendimiento de referencia.

Falta de piso

"Este año las fuertes lluvias de abril afectaron la cosecha, pero la principal causa de la merma es la falta de infraestructura que existe en el campo", afirma Andrés Laurlund, responsable de Agro de Allianz. Con eso en cuenta, el ejecutivo aclara que la compañía posee coberturas de granizo y adicionales, pero no de exceso hídrico por ser zonas que tienen problemas habituales. "Generalmente, sucede que el productor contrata el seguro una vez que ya se presenta el problema, por eso la inundación es antiselectiva", profundiza.

La cobertura por falta de piso existe en el mercado -aunque no tiene una fuerte presencia en la Argentina según lo expresado por el representante de Allianz- para cubrir la imposibilidad de realizar la recolección de los granos por la inconsistencia del terreno provocada por el exceso de lluvias.

Los seguros para multirriesgos protegen las mermas en el rendimiento a consecuencia de eventos climáticos, biológicos y físicos, como pueden ser vientos, granizo, inundaciones, falta de piso, insectos, entre otros. Gustavo Mina, gerente de Seguros Agropecuarios de Sancor Seguros, habla de los tipos de pólizas que poseen para atender estos siniestros: "La cobertura de exceso hídrico es una cobertura disponible dentro de multirriesgo agrícola, en donde la proporción de asegurados es mínima y en aquellos lugares donde tenemos clientes asegurados bajo multirriesgo las lluvias no fueron de la magnitud que tuvieron en el Litoral y en el centro de Santa Fe".

En ese sentido, se refiere a la cobertura de falta de piso como una herramienta que sirve de amparo ante las pérdidas de los cultivos como consecuencia de la ocurrencia de lluvias excesivas que vuelvan intransitable el lote asegurado. "Es un adicional de granizo que cubre una proporción de la suma asegurada sobre la base de la cantidad de días que el lote se vea imposibilitado de entrar a cosechar. Los aspectos a tener en cuenta para la contratación de este adicional es que se cubrirán campos con suelos de clase I-II-III y IV, es decir, los que presentan mejor aptitud agrícola", menciona.

Las inundaciones se repiten año tras año sin ver una evolución y la asignatura pendiente de obras e inversión frena un negocio para las compañías de seguros que esperan para brindar las coberturas. "El mercado estaría dispuesto a ofrecer estos productos si hubiera más infraestructura y apoyo del Estado para el reaseguro, aunque todavía no están desarrollados por ser coberturas de un costo muy alto", sintetiza Laurlund.