Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"Hay que dejar que otros comercialicen seguros"

El ejecutivo es partidario de una "neutralidad tributaria" y apuesta por enfocarse en el producto más que en la industria. Sugiere abrir el juego a otros actores y apostar por la educación financiera para promover los seguros de vida y retiro.

Un punto de partida "magnífico". Pese a las "distorsiones" de la economía local, el director de Negocios de Seguros de BBVA en América latina, Jorge Matuk, parece confiado en el potencial del mercado asegurador argentino. El ejecutivo con base en Chile recaló en Buenos Aires para el seminario de la Asociación de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina (Avira). Pese a que la penetración de estas pólizas es baja y la actividad espera incentivos fiscales, Matuk apuesta por enfocarse en el producto más que en la industria y propone mirar con otra cara a los competidores.

- ¿Por qué, en su discurso, corre la mira de los incentivos fiscales?
El incentivo fiscal hace falta y es necesario. Pero de nada vale tenerlos si otros aspectos no convergen. La neutralidad tributaria significa tener capacidad de ofrecer productos con ventajas fiscales, pero que no sean privilegio de la industria de seguros. Si la estrategia como país es tener herramientas de seguro, no debería importar el canal por donde se comercialicen. Eso lo hace más fuerte y hace que otros proveedores promuevan el concepto del ahorro.

- ¿En qué operadores piensa para abrir el juego?
Fondos de inversión o fondos mutuos. O que puedan venderse por vía digital, por instituciones financieras o por otras sociedades. Será un producto al 80% para las compañías de seguros, pero deberíamos ser capaces de permitir que otras entidades los comercialicen. Si todos lo hacen, yo me beneficio, porque se arraiga socialmente una costumbre. En España, por ejemplo, estos seguros los vende hasta El Corte Inglés [n. de r.: famosa cadena de superficies], y en ciertos países nórdicos puede depositarse el vuelto de cualquier compra en efectivo en el fondo de pensión. Así, la gente empieza a entusiasmarse al descubrir cuánto logra ahorrar con muy poco.

- Aquí, el seguro de vida tiene baja penetración y el ahorro fue muy castigado…
La Argentina es muy compleja: tiene inflación alta e imprevisibilidad acerca de qué pueda ocurrir con los ahorros de cada uno.

- El Gobierno prepara la reforma del mercado de capitales. ¿Cómo podría ayudar al negocio?
No conozco la propuesta, pero debería ayudar a generar un mercado. En la Argentina hay mucho inversionista institucional. No es normal que el 50% de la inversión de las compañías esté en deuda pública que, básicamente, se han visto obligadas a comprar por falta de instrumentos. El Gobierno debe fomentar el mercado de valores con incentivos fiscales. Pero también se requieren liderazgos corporativos más profesionales, que saquen el dinero de la deuda pública y lo pongan en instrumentos más importantes.

- Hay fenómenos del mundo laboral que merecen atención para evitar fallas del sistema….
Por supuesto. Cada vez se ve más gente con dos o tres empleos. El envejecimiento, hasta ahora, no es tenido en cuenta. Si no se trata este tema a nivel político, se puede generar un déficit fiscal tremendo como producto de medidas asistenciales para sostener la calidad de vida de la población adulta. Hay que provocar medidas inteligentes: en EE.UU., por ejemplo, las empresas pueden aportar montos a favor de sus trabajadores a cambio de beneficios fiscales, y así refuerzan la pensión del trabajador. Es un debate que debe instalarse.

- A su criterio, ¿cuáles deben ser las acciones de la industria para crear capacidad de cambio?
Hay que trabajar mucho en la formación. En Europa, la cultura del ahorro está instalada desde la currícula escolar o universitaria, y lo financia la industria. Parte de los impuestos van hacia ello. Así se va creando la cultura necesaria. No pasa por la publicidad, porque no tiene sentido salir en la televisión llamando al ahorro si hay una contradicción detrás.
Ezequiel M. Chabay

Más notas de tu interés

Comentarios1
osvaldo2601 Riafrecha
osvaldo2601 Riafrecha 27/10/2016 08:02:21

Que opina este señor si las compañías de seguros salen a ofrecer créditos hipotecarios etc ....? Le gustará ....?