Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Food trucks, un negocio desprotegido

Aunque aseguradoras de Europa y América del Norte lanzaron pólizas para los dueños de las cocinas móviles, en la Argentina el negocio aún está vacante. Qué opciones existen en el mundo y cuáles son las demandas locales.

Food trucks, un negocio desprotegido

El modelo gastronómico sobre ruedas tuvo este año un boom a nivel global. Los camiones inundan las calles de París, las ferias multitudinarias del interior de los Estados Unidos y, en no mucho tiempo, se podrán encontrar en las plazas de la Ciudad de Buenos Aires.

Hasta el momento, existen 30 food trucks en funcionamiento en la ciudad porteña. Sin embargo, luego de que la legislatura haya aprobado la reglamentación de estos puestos, se espera que el crecimiento del negocio para 2017 llegue a números récord. El atractivo es único tanto para emprendedores como para marcas reconocidas que quieren llevar su negocio a las calles, y a traer a este público que es cada vez más grande.

El negocio que viene dando frutos a lo ancho y largo del continente representa una oportunidad no solo para los entrepreneurs, sino también para las aseguradoras. Los ejemplos en otros países de cómo este sector se adaptó a las necesidades de este nuevo comercio abundan. En los Estados Unidos, Farmers Insurance desplegó una cobertura que combina a las pólizas tradicionales para autos con una serie de respaldos económicos que se utilizan en los restaurants y patios de comida. El seguro tuvo un fuerte impacto y fue demandado en 28 de los 50 estados de ese país.

Del mismo modo, AXA Seguros, la multinacional francesa, lanzó en México un seguro específico para estas cocinas que, según los datos de la Asociación Internacional de Food Trucks y Franquicias Móviles, rondan las 1.000 unidades en ese país. La póliza cubre al dueño frente a daños materiales del food truck causados por incendios, explosiones y "alborotos populares o huelguistas". Además, ofrece protecciones básicas como daños a terceros, robo y asalto.

Otro caso a tener en cuenta es el de España, pionero del sector asegurador, donde la firma Helvetia inyectó hace un año una cobertura unificada para estos negocios. "Tuvimos una emisión de 50 pólizas desde que comenzamos y, para ser un rubro nuevo, no está nada mal", afirma Ignacio Cipres, gerente Comercial de la empresa G & C Gestión, mediador de Helvetia. La cartera de seguros incluye pólizas de circulación, con asistencia mecánica y daños a terceros; de responsabilidad civil, que cubre la explotación del negocio, patronal y productos alimenticios, y una cobertura multirriesgo, que protege los daños de incendio y robo. "Esta última es la más importante porque respalda una suma equivalente al importe total del vehículo", dice Cipres. El costo del seguro ronda los 1.000 euros.

En el plano local, Marcelo Salas Martínez, socio Director de Café Martínez y presidente de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias, señala que, a falta de una oferta de un seguro unificado en el país, los dueños de food trucks deben contratar varias coberturas por separado. "Se aseguran los equipamientos de la cocina, el vehículo y el personal de forma individualizada, y esto hace que la protección sea más costosa", explica Salas Martínez. El ejecutivo aclara que en muchos casos los dueños son independientes, y no tienen presupuesto para comprar equipos de calidad, y por lo tanto cocinan con herramientas rudimentarias y riesgosas. "En estos food trucks los seguros son imprescindibles", concluye.

Santiago Lilo