Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Detrás de los mitos

1 Los millennials son engreídos. Falso. Están condicionados. No quieren nada que todos los demás no queramos. Son como nosotros en cuerpos más jóvenes y con padres diferentes. Se les ha enseñado a contar con ciertas cosas de inmediato que los trabajadores mayores tuvieron que esperar. Para agravar el problema, entran al mercado de trabajo en tiempos económicos difíciles.

2 Esperan gratificaciones y ascensos solo por presentarse. Posible. Han recibido premios por simple participación durante toda su vida, por lo que muchos no saben lo que es el perfeccionamiento.

3 No trabajan duro. Falso. Trabajan diferente y a veces no saben lo que es un trabajo bien hecho, que no es lo mismo que "no trabajar duro".

4 No pueden terminar las cosas. Falso. Necesitan un contexto para empezar y retroalimentación para cruzar la línea final, pero sus resultados pueden ser sorprendentes.

5 Son informales e irrespetuosos. Mitad falso, mitad posible. Como cultura somos más informales de lo que éramos hace 20, 30 o 40 años. No se enseñó a los millennials qué es apropiado para los lugares de trabajo y no saben cómo los perciben sus colegas mayores.

6 Quieren libertad, flexibilidad y equilibrio entre la vida laboral y personal. Decisión dividida. ¿Libertad? Algunos quieren libertad para ir a donde sea, mientras que otros valoran estar en la oficina. ¿Equilibrio entre vida y trabajo? Confirmado: ellos han visto la comprometedora mezcla trabajo-vida de boomers y generación X y no lo quieren para ellos.

Fuente:
Millennials en la oficina
(Paidós Empresa),
de Lee Caraher.